.
Oración del tabaco para limpieza espiritual

Oración del tabaco para limpieza espiritual

Descubre la poderosa oración del tabaco. Un tabaco puede ser conjurado para conseguir limpieza espiritual, protección, abrir los caminos, atraer oportunidades y purificarse después de una larga enfermedad. También se encuentra asociado a la magia dominante.

El uso del tabaco o puro ha acompañado la ejecución de diversos rituales, a lo largo de los años. Uno de los artes de hechicería más antiguos, es conjurar un tabaco con un propósito mágico.

Aunque lo más común suele ser el uso adivinatorio del tabaco, gracias a su facultad de facilitar los estados alterados de conciencia y trances, existen otras formas de aprovechar sus virtudes.

Son muy populares los rituales de amarre amoroso realizados, con la ayuda de un tabaco; sin embargo, es un tipo de fuerza con la que debe tenerse cuidado, dado que atenta contra el libre albedrío y te coloca bajo la mira de la Ley del Karma.

Lee también: Deje fluir lo gracias a la limpieza energética del cuerpo

El tabaco en el espiritismo venezolano


El tabaco es una de las herramientas más utilizadas en el espiritismo venezolano, un sistema que fusiona creencias católicas con ritos indígenas y africanos. Esta mezcla de deidades puede resultar incómoda, para los no conocedores.

Los seguidores de esta práctica espiritual cultivan la facultad de la mediumnidad, para establecer contacto con los desencarnados, con el fin de hacer rituales (también llamados trabajos), recibir protección y visiones del futuro.

La principal deidad del espiritismo venezolano es la Reina Maria Lionza, cuya asistencia es solicitada en todos los rituales, como la siguiente oración del tabaco (de autor desconocido), utilizada para conjurar un tabaco con el propósito de conseguir limpieza espiritual y protección.

Considerada como una de las más eficaces, por los seguidores del Espiritismo venezolano, esta plegaria debe recitarse mientras se sostiene el tabaco, apagado, con la mano dominante (la que se usa para escribir).

El tabaco será conjurado y fumado al revés. Es decir, al recitar la oración se debe sostener el tabaco por la zona de la boquilla, y al momento de encenderlo, también se colocará el fuego en la parte de la boquilla (el área más fina).

Una vez conjurado el tabaco, se enciende y se fuma por completo. Al terminar, arroja las cenizas y el cabo (apagado) en los contenedores de desperdicios correspondientes. Puedes utilizar cualquier tipo de tabaco para este ritual (artesanales o de fabricación en serie).

Oración del tabaco para limpieza espiritual


Oración del tabaco para limpieza espiritual

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (haga la señal de la cruz con la mano donde sostiene el tabaco).

Yo (diga su nombre) pido permiso y facultad para trabajar por vías espirituales, en esta santa hora y este santo momento, bajo este santo y bendito portal.

Pido permiso a mi padre Dios Todopoderoso, creador del cielo y la tierra, a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo (nuevamente persignarse con la mano donde se tiene el tabaco).

Con el gran permiso de la Corte Celestial, mi santa madre Reina María Lionza, el Cacique Guaicaipuro y el Negro Felipe, invoco a mis guías y espíritus protectores para conjurar este tabaco y despojar de toda negatividad ni cuerpo y mi espíritu (puedes agregar: mi casa, mi empleo o negocio, mi familia, mi relación de pareja).

Que se elimine cualquier trabajo material o espiritual que me hayan hecho o me estén haciendo en este momento, sea de hechicería, lámpara, velación, entierros y amarres.

Que me libere de todo enemigo habido y por haber, visible e invisible, conocido y por conocer. Que me libere de chismes, rumores, intrigas y todo espíritu burlón y oscuro que quiera hacerme mal.

Que todos estos males sean disipados y revocados a mil leguas de distancia, por los cuatros puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste, desde donde no retornarán ni harán daño a mi cuerpo, mi espíritu, mi hogar y los lugares donde yo esté presente.

En el nombre de María Lionza, el Cacique Guaicaipuro, el Negro Felipe, todas las cortes espirituales y los seres de luz, saquen todo lo malo que hay en mí.

Les ofrezco este tabaco, humo y cenizas para se lleve todo mal y no vuelva.

Padre eterno, que todo lo puedes y lo vences, que sean tus manos y no las mías las que me limpien en mente, cuerpo y espíritu.

Ayúdame a vencer todos los obstáculos y enemigos.

Dame protección, por los siglos de los siglos.

Amén.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.