.
Oración al justo juez para mujer para liberarnos de persecuciones

Oración al justo juez para mujer para liberarnos de persecuciones

La oración al Justo Juez para mujer es una oración católica especial para liberarnos de persecuciones legales, enemigos o la cárcel injusta, así como la protección antes sucesos de violencia.

La Santa compañía de Dios me acompañe y el Manto de Santa María, su madre, me cobije y de malos peligros me defienda, Ave María, gracia plena, Dominus Tecum, me libre de todos los espíritus bautizados y sin bautizar.

En muchas ocasiones una oración puede darnos las fuerzas que estamos necesitando para continuar por el camino correcto, ayudándonos a mejorar esa situación difícil por la que estamos pasando.

Lee también: La historia que inspira la imagen del Justo Juez

Oración al Justo Juez para mujer


Oración al Justo Juez para mujer

Esta plegaria está dirigida directamente a Jesús, siendo el Justo Juez quien intercede por nuestra seguridad y protección. La oración del Justo Juez para mujer es una invocación especial para leerla en momentos donde nuestra vida peligra o estemos vulnerables a recibir algún daño físico.

Ablándale el corazón a mis enemigos, que ojos tengan y no me vean, pies y no me cojan, manos no me toquen, hierro no me hiera, nudos no me aten, por las tres espadas de San Julián sean vencidos, con la leche de la Virgen sean rociados, en el Santo Sepulcro sean sepultados.

Amén.

Jesús, María y José, tres Padres Nuestros a la muerte y pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Es de suma utilidad para aquellas personas que se encuentren en problemas legales, quienes sientan que no están siendo respaldados por la verdadera justicia. No obstante, no es una oración para delincuentes culpables o asesinos, ya que el Justo Juez sólo aboga por la justicia.

Esta es la oración de la Santa Camisa, la del hijo de Dios vivo, la que me pongo en contra de mis enemigos

El poder de esta plegaria nos protege de toda clase de peligros de tierra y mar, demostrada en sus antecedentes desde hace más de tres siglos.

Podemos rezar el cántico de Magnificat al terminar por completo la oración del Justo Juez para mujer, con la cual lograremos consolidar su fuerza e impacto espiritual.

San Idelfonso, bendito confesor de nuestro Señor Jesucristo: bendeciste la hostia y el cáliz, en el Altar Mayor, bendice mi cama, mi cuerpo y mi casa y todo mi alrededor, líbrame de brujos, hechiceros y personas de malignas intenciones, con tres te mido, con tres te parto, con la gracia de Dios y el Espíritu Santo.

Amén, Jesús, María y José.


Te puede interesar: