.
Oración de gratitud por todas las cosas buenas que te rodean

Oración de gratitud por todas las cosas buenas que te rodean

La oración de gratitud es una poderosa forma de mostrar nuestro agradecimiento a una persona o divinidad que nos prestó su ayuda en un momento determinado.

Más allá de lo que otras personas puedan pensar, al dar las gracias, nos estamos ayudando a nosotros mismos.

Lee también: Vivir con gratitud

¿Por qué es un importante la oración de gratitud?


Poco importa si eliges pronunciar una oración de gratitud para agradecer las cosas buenas que te han pasado o, si por el contrario, prefieres darlas sin necesidad de ninguna oración.

Lo importante está en el acto de agradecer. Cuando lo hacemos entramos en una espiral de energías positivas que sólo nos conducirá a cosas buenas.

Oración de gratitud: lo importante es la actitud


Imagina un mundo en el que nadie diese las gracias o en el que el individualismo estuviese por encima de todo. No es una visión muy agradable, ¿verdad?

Cuando agradecemos o mostramos nuestro afecto a los demás creamos un clima de confianza en el que sabemos que no estamos solos y que, en el momento en el que necesitemos ayuda, alguien nos tenderá su mano.

Por ello, gracias a la oración de gratitud podemos entrar en contacto con uno de los sentimientos más gratificantes que fluye en dos direcciones.

¿Cuál es el mejor momento para la oración de gratitud?

No hay un momento determinado para dar las gracias aunque si deseas hacerlo mediante la oración de gratitud, el primer momento del día o el último harán que lo comiences o lo termines con actitud positiva lo que generará pensamientos positivos que además se convertirán en acciones.

Por ello parecen los momentos idóneos para practicar la oración de gratitud.

Oración de gratitud


Después de todo lo comentado con anterioridad sólo queda ponerlo en práctica, por ello te proponemos la siguiente oración.

Gracias, Señor, por todos esos años
Cuando hablabas a mi corazón.
Con que paciencia tu me esperaste,
Gracias, Señor, por ese gran amor.Gracias, Señor, por tu misericordia:
Me recibiste tal cual un día fui,
No era nadie, ni tenia nada,
Gracias, Señor, por aceptarme así.

Gracias, Señor, dejaste tus pisadas
Y me invitaste a tomar mi cruz.
Todo entregaste: todo ahora pides,
Gracias, Señor, por ser mi ejemplo tu.

Gracias, Señor, por darme tu confianza
Y por pensar que puedo útil ser.
A ti me entrego y a mi yo renuncio,
Gracias, Señor, por lo que haras en mi.

Si tus creencias no son religiosas pero aún así quieres pronunciar la oración de gratitud puedes hacerlo modificándola hasta que se ajuste a tus necesidades.

Puedes agradecer al universo o a la vida misma por las cosas que te ha dado.


Te puede interesar: