.
Oración para el día de brujas muy efectiva

Oración para el día de brujas muy efectiva

Esta Oración para el día de brujas es muy efectiva y debes recitarla con toda la intención del corazón para que puedas sentir los resultados positivos.

El día de Halloween o día de brujas, es una celebración que se festeja en muchos países del mundo, pero en especial en Estados Unidos y Reino Unido, donde miles de personas se visten con trajes que imitan vampiros, momias y duendes y los niños suelen ir de casa en casa en busca de golosinas.

Es una tradición anual muy importante y que tiene por fecha el 31 de octubre. En esta fecha se tiene la creencia de que los espíritus tienen libre la puerta que los mantiene encerrados en el más allá y por tal motivo, visita este plano durante toda una noche.

Es parte de una celebración pagana de origen Celta y en la actualidad se ha vuelto una fecha importante a nivel comercial.

Lo cierto es que como prevención, es mejor protegerse de las influencias negativas que estos espíritus puedan traer a nuestra vida y a nuestros hogares y podemos hacerlo con una oración para el día de brujas.

Es por eso que hoy les presentamos una Oración para el día de brujas que es ayudará a crear un escudo que los proteja de las fuerzas oscuras que asechan alrededor durante la noche de todos los muerto.

Lee también: Hécate: Diosa de las brujas

Recitemos la oración para el día de brujas


Recitemos la oración para el día de brujas

Algo mucho más grande me rige.

Algo mucho más grande me abre los caminos.

Este algo es alguien, este alguien es mi madre.

Soy hija de la diosa y no hay en este mundo ni en los cielos quien pueda contra mí.

Soy indomada por ser hija de la gran madre.

Ella comanda mis pasos y me protege de todo y todos.

Soy libre, pues mi diosa así me hizo, con los brazos abiertos para la libertad.

Soy fuerte, pues tengo la diosa conmigo, en todo momento, en todo momento.

Soy poderosa, pues tengo la sabiduría de los antepasados, el conocimiento del arte y el don de la magia.

A ti, gran madre, venero y honro.

A ti ruego, pido y suplico.

A ti culto, saludo y elevo.

A ti cuento mis secretos, lloro mis lágrimas y río mis risas.

Soy hija de la diosa, soy hija de Gaia, y ahora, ¿quién podrá contra mí?

¡Así sea, así sea, así sea! 


Te puede interesar: