.
Oración de la noche para agradecer el día vivido

Oración de la noche para agradecer el día vivido

Así como el primer pensamiento del día debe ser dedicado a Dios, el último también debe ser dedicado a dar gracias por el día que finaliza y pedir gracia para la jornada que está por comenzar. La oración de la noche, permite dormir con tranquilidad y serenidad. También concede el espacio para encomendar a seres queridos ante cualquier situación de peligro o acecho.

La oración de la noche, procura ese punto de reflexión necesario y de encuentro personal. Es el vínculo necesario entre el mundo interior y Dios.

Puede aportar mucho a las personas ya que proporciona paz interior, ganas de vivir, actitud de confianza ante las atribulaciones. Permite que se tenga una actitud de distancia ante los problemas a través del recogimiento para determinar que es posible encontrar la solución de los problemas.

La Biblia describe en números capítulos, cómo Jesús se tomaba un tiempo para orar de acuerdo a las características propias de la época y en actitud piadosa y de recogimiento.

Lee también: Aprende a escuchar a tu Ángel de la Guarda

Cómo debe ser la oración de la noche


La oración de la noche debe ser hecha en un momento reservado, de soledad interior.
  • Debe ser de confianza y entrega de los problemas personales y necesidades.
  • Debe ser de agradecimiento por todos los beneficios que han sido percibidos.

Existen diferentes oraciones que consagran las situaciones cotidianas como la comida, el comienzo de la jornada laboral o de estudio, pero la correspondiente al cese de actividades es fundamental porque concede a las personas la actitud necesaria para abrir los ojos con expectativas y ánimo de emprender nuevas acciones, alcanzar nuevas metas y, finalmente, ser feliz.

Oraciones poderosas para la noche


Algunas oraciones son tan poderosas, que las personas se sorprenden de los beneficios obtenidos. Lo importante es que se tomen en cuenta que, por más cansancio que se tenga, es fundamental cerrar el día de esta forma.
 
Dios mío, Jesucristo: Te doy gracias por todos los beneficios que has dispensado en este día.

Te Tú, Señor, que iluminas la noche y haces que después de las tinieblas amanezca nuevamente la luz, haz que, durante la noche que ahora comienza, nos veamos exentos de toda culpa y que, al clarear el nuevo día, podamos reunirnos otra vez en tu presencia para darte gracias nuevamente.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, quién contigo vive y reina en unidad con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Dar las noches a Dios, al universo, a todo aquello que nos rodea no implica, necesariamente, una oración formal.

Puede hacerse con las propias palabras y el tiempo que encaje con la dinámica de sueño. También puede incluir a la pareja y al resto del núcleo familiar.

Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes