.
Oración al ángel de la guarda de una persona

Oración al ángel de la guarda de una persona

¿Quién no ha estado preocupado por alguien? Por ello queremos proponerte una oración al ángel de la guarda de una persona, para que puedas recurrir a ella cuando quieras proteger a una persona querida.

El querer cuidar a aquellos que queremos es algo natural y, haciéndolo en su justa medida, es bueno.

Una de las cosas que debemos tener en cuenta al pronunciar la oración al ángel de la guarda para protección es que, en gran medida, la efectividad de la misma va a depender de nuestra fe.

Si la pronuncias pero claramente no sientes las palabras que estás diciendo difícilmente va a funcionar. Por ello, debes considerar los siguientes aspectos antes de pronunciar la oración al ángel de la guarda para protección.

Lee también: 5 señales de que tu ángel de la guarda está cerca de ti

¿Qué es un ángel de la guarda?


En la creencia cristiana, el ángel de la guarda de una persona es un ser de luz que ha sido asignado para proteger a una persona en particular. La protección puede ser física pero es mucho más común que sea espiritual, evitando que esa persona escoja caminos morales que le impedirían llegar a la salvación.

Se cree que cada persona tiene un ángel de la guarda y que le acompaña desde el mismo momento de su nacimiento hasta su muerte.

Por ello pronunciar una oración al ángel de la guarda de una persona permite evocar el sentimiento de protección, no para uno mismo, sino para la persona que pensamos que necesita una ayuda extra porque está pasando un mal momento o simplemente porque se siente más vulnerable.

¿Cómo Orar?


No sólo en la oración al ángel de la guarda para protección, sino con otras oraciones, es importante que  interiorices el significado de cada palabra. Según la Biblia, “las oraciones deben nacer del corazón y ser sinceras”.

Por tanto, no repitas de formas mecánica las palabras, sino que, con independencia de si estás siguiendo el texto o no, lo más importante es que comprendas el significado.

También es importante que, en el momento de la oración al ángel de la guarda para protección, estés concentrado en la conexión con Jesús, por lo que debes intentar estar en un ambiente tranquilo, sin interrupciones, que te permita beneficiarte emocionalmente del proceso.

Por último, es importante que lo hagas con cierta periodicidad hasta que crees el hábito. Elige el momento del día que más se ajuste a tus horarios y poco a poco se convertirá en una rutina que te ayudará a sentirte mejor.

¿Por qué recitar la oración al ángel de la guarda de una persona?


En ocasiones, nuestras personas queridas no son conscientes de que, por una situación determinada, necesitan ser cuidados.

En otras ocasiones, estas personas no comparten las mismas creencias religiosas y, aún así, queremos que los seres de luz les protejan.

En estas situaciones la oración al ángel de la guarda de una persona apela a la protección de nuestros seres queridos. Como hemos indicado en otras ocasiones, las oraciones son una cuestión de fe.

Por tanto, si tú crees en la oración y para ti es realmente importante, siempre vas a verte recompensado y te beneficiarás moralmente de recitarlas, porque te sentirás más tranquilo y acompañado.

En una sociedad como la actual, en la que muchas personas se sienten desilusionadas con su vida, encontrar estos remansos de paz, siempre es una buena opción.

Oración al ángel de la guarda de una persona


Oración al ángel de la guarda de una persona

Si vas a recitar la oración al ángel de la guarda de una persona es importante que sigas los siguientes pasos:

  • Visualiza a la persona por la que quieres recitar la oración al ángel de la guarda de una persona. Es importante que la pienses y la sientas.
  • Interioriza la oración y la no repitas las palabras de forma mecánica.
  • Más allá de orar, comparte tiempo con esa persona y muéstrale tu ayuda si así lo desea.

Ángel de la paz, Angel de la Guarda, a quien soy encomendado, mi defensor, mi vigilante centinela, gracias te doy, que estando durmiendo, me velaste, y despierto, me encaminaste; al oído, con santas inspiraciones me avisaste.

Perdóname, amigo mío, mensajero del cielo, consejero, protector y fiel guarda mía; muro fuerte de mi alma, defensor y compañero celestial.

En mis desobediencias, vilezas y descortesías, ayúdame y guárdame siempre de noche y de día.

No sólo a mi, si no a la persona por la que oro, para que le ofrezcas la misma protección que me haces sentir a mi. 

Amén.


Te puede interesar: