.
La energía del Ojo de halcón

La energía del Ojo de halcón

El Ojo de Halcón era empleado en la Edad Media como amuleto para contrarrestar hechizos, sortilegios, posesiones demoníacas, mal de ojo. Forma parte de la familia de los cuarzos opacos y se le considera primo hermano del Ojo de tigre.

El Ojo de Halcón se emplea para crear armonía y concede gracia en la expresión oral. Incrementa los niveles de sensibilidad de la conciencia para desarrollar la apreciación por el arte y la belleza. También puede atraer la abundancia siempre y cuando sea colocado en la esquina de una habitación.
 
Los principales yacimientos se encuentran en Sudáfrica, Birmania, India y Estados Unidos.
 

Cómo es el Ojo de Halcón


El Ojo de Halcón tiene una apariencia de color oscuro, con ciertas similitudes con el Ojo de Tigre.

Posee una base de color negro con tonos verdosos aunque en ocasiones posee bandas doradas y naranjas. Su vínculo es con principalmente con el elemento tierra.
 
Lee también: Ojo de tigre: un poderoso mineral protector


Para qué empleamos el Ojo de Halcón


El Ojo de Halcón se emplea para aliviar las afecciones relacionadas con el sistema circulatorio y digestivo.
  • Se emplea para modificar paradigmas mentales.
  • Modifica estados de pesimismo.
  • Expande la visión para poder apreciar las situaciones de una forma consciente.
  • Concede la madurez para aceptar responsabilidades y no culpabilizar a otros.
  • Abre las fuentes de energía para evitar el bloqueo mental y emocional.
  • Conecta las energías con los chacras básico y tercer ojo.
  • Proporciona mayor fuerza física.
  • Mejora la circulación.
  • Disminuye problemas visuales.
  • Facilita procesos de aprendizaje.
  • Favorable para adelgazar.
  • Aminora los niveles de angustia.
  • Aleja las malas vibraciones y el mal de ojo.

Los resultados del Ojo de Halcón son poco traumáticos pero muy firmes.
 

Cómo cargar el Ojo de Halcón


Los cristales se cargan con  energía femenina y masculina. La primera, proviene de la luna, mientras que la segunda del sol. Todos los cristales poseen ambas polaridades activas aunque puedan presentar energías más cargadas que otras.

La energía puede ser repuesta alrededor de una hora después. Se recomienda después de cualquier terapia con cristales, lavarlos y limpiarlos con agua para proporcionarles las energías nuevamente.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes