.
¿Qué indican los números kármicos?

¿Qué indican los números kármicos?

En los estudios de Numerología, existe un conjunto de dígitos que los especialistas relacionan directamente con deudas contraídas en vidas pasadas, por no utilizar con respeto los dones otorgados.
 
Estos guarismos (13, 14, 16, 19) reciben el nombre de números kármicos, y aunque es posible encontrarlos en los valores asignados a las letras del nombre, su presencia se considera determinante en el resultado del cálculo del Sendero o Misión de Vida (suma de los dígitos de la fecha de nacimiento).
 
Al contrario de aquellos que ostenta los números maestros (11, 22, 33, 44) y tienden a vivir a través de números de menor vibración; los individuos que cuentan con números kármicos deben superar el proceso que imponen estos caracteres, para manifestar su verdadero potencial.
 
Es decir, si el resultado del cálculo del Sendero de Vida del consultante es igual a 14, el sujeto debe superar su deuda kármica para expresar su esencia, representada por la sumatoria de los dos dígitos del número kármico (14 = 4+1 = 5).
 
Los números kármicos ofrecen la oportunidad de saldar los errores cometidos en existencias anteriores o bien cumplir con tareas pendientes, cuya resolución incide en el proceso evolutivo del ser.
 
La misión más importante de los números kármicos es enseñarle al mundo que si bien cada acción (buena o mala) tiene su retribución (Ley de Causa y Efecto), todos tenemos la oportunidad de enmendar el camino y trabajar con el Libre Albedrío, para transmutar situaciones negativas, pasadas y presentes.

Lee también: Números Maestros, trabajadores de la espiritualidad
 

Los Números Kármicos


Existen cuatro números calificados como kármicos por los especialistas en Númerología: 13, 14, 16 y 19. Cada uno de estos dígitos revela una deuda kármica y el camino a la evolución.
  

Número Kármico Trece (13)

Muchas personas consideran el 13 un número de mala suerte y en las cartas del Tarot el arcano XIII es representado con La Muerte. Sin embargo, más allá de la muerte física, la esencia de este arcano es la transformación.
 
Las personas que viven a través del número kármico 13, tuvieron una existencia anterior donde prevaleció la pereza, la negligencia, el descontento, la negatividad, el egoísmo, los malos modales y la indiferencia para con sus semejantes. Este comportamiento terminó generando la destrucción de su entorno. 
 
Por ello, en esta encarnación, debe alejarse de ese tipo de vibración y trabajar profundamente (transformarse) para tomar conciencia de sus desaciertos y no repetirlos. Al dominar el número kármico 13, pasarán a convertirse en 4, ganando con ello verdadero equilibrio y el poder de trascender los límites autoimpuestos.   
 

Número Kármico Catorce (14)

El número kármico 14 hace referencia a personas que se dejaron llevar por una vida de excesos, emocionales y materiales, perdiendo el equilibrio interior y dejando que su vida naufragase a la deriva.
 
El interés por cambiar el mundo alrededor, ocasionó desdicha para sus allegados e importantes pérdidas materiales para sí mismo. Por lo cual, es preciso que en esta encarnación aprenda a trabajar la compasión hacia sus semejantes y hacia su persona.
 
Igualmente, es importante utilizar sus recursos con mesura y sobriedad, practicar la humildad, la previsión, la comprensión y actividades que le induzcan a conseguir la paz interior, y con ello la transmutación del número 14 al 5.   

Número Kármico Dieciséis (16)

El número kármico 16 representa un individuo que labró su perdición al actuar bajo la influencia de la ignorancia, el orgullo, el egocentrismo, la terquedad, la superficialidad, y el apego a los bienes materiales.  
 
Este valor numérico trae consigo grandes pruebas en la encarnación presente: en un momento el sujeto se verá colmado de bienes y atenciones, y al siguiente podría perderlo todo. 
 
La necesidad de transformar la vibración del 16 en 7, impone la tarea de desarrollar la verdadera voluntad, erradicar la superficialidad de su vida y trabajar todas sus acciones desde el amor, abrazando su espiritualidad y eliminando apegos.
 

Número Kármico Diecinueve (19)

El número kármico 19 habla de una persona dominante e intolerante en su existencia previa, por lo que utilizaba la fuerza de su carácter para imponerse a otros, sin tomar en cuenta las consecuencias o el mal que podía ocasionar. 
 
El egocentrismo y el abuso de poder, deben ser reemplazados en esta vida por la aceptación, la paciencia y la tolerancia, para lograr el cambio del 19 al 1 (19= 1+9= 10= 1+0= 10).
 
El número kármico 19 impone a su dueño un duro proceso de autodescubrimiento y valoración, presentando frente a él todo aquello que teme enfrentar, dentro de su corazón. Evita el optimismo desmesurado, sé realista y aprende a tomar las decisiones con conciencia, y no por temperamento.   
 

Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes