.
La naturaleza emocional de las enfermedades

La naturaleza emocional de las enfermedades

El efecto de los pensamientos (o la psiquis) en la salud corporal, ha sido estudiado por la comunidad científica, durante largo tiempo, como lo demuestra el concepto de afecciones psicosomáticas.
 
En estos casos, los individuos presentan síntomas que no pueden ser atribuidos a una determinada patología, o bien, manifiestan señales físicas que no son compatibles con el padecimiento que los aqueja, por exceso o por defecto.
 
La falta de tiempo, propia de la vida moderna, generalmente induce a médicos y pacientes a tratar los síntomas (buscando el alivio inmediato), en lugar de profundizar en el origen de las enfermedades.

Lee también: Oración para los enfermos, el milagro de la fe
 
La autora estadounidense Louis L. Hay (1926), en su libro “Usted puede Sanar su vida” (1984), señala que “el cuerpo, como todo en la vida, es un espejo de nuestras ideas y creencias. El cuerpo está siempre hablándonos; sólo falta que nos molestemos en escucharlo
 
La mayoría de las terapias de sanación holísticas están basadas en la premisa de que las emociones y sentimientos negativos, generan padecimientos físicos que afectan el equilibrio general del individuo.
 
Para recuperar el balance, es necesario no solo identificar los síntomas y reconocer el conflicto que pueda estar generando las enfermedades, sino activar una respuesta que transforme el patrón, permitiendo la sanación.

¿Cómo combatir las enfermedades de raíz emocional?


En el libro “Obedece a tu Cuerpo. Ámate” (2000), la escritora canadiense Lise Bourbeau (1941)  sostiene que las causas más comunes de la enfermedad son las actitudes y emociones negativas, la culpabilidad, la búsqueda de atención y la utilización de la enfermedad para evitar una situación desagradable”. 
 
Otras situaciones que pueden generar enfermedades, asociadas a la emocionalidad, incluyen huir de problemas no resueltos, reprimir las emociones, guardar rencor, los apegos (materiales y emocionales), llevar cargas ajenas, y vivir sin entusiasmo.
 
El ambiente también puede ser factor importante. Existen que individuos que son más receptivos que otros a las creencias propias de su entorno; por ejemplo “tomar cítricos durante la menstruación, elimina el sangrado”.
 
Tanto Louis L.Hay como Lise Bourbeau, afirman que la clave para combatir la raíz emocional de las enfermedades es trabajar con el amor y sus manifestaciones: el perdón, el respeto y la comprensión, aplicadas hacia uno mismo y hacia terceros.
 
Al empezar a amarte a ti mismo conectas con tu derecho de merecimiento, y empiezas a sustituir las creencias negativas, que ayudan a la manifestación de enfermedades, por sentimientos positivos que refuerzan tu salud como: “merezco ser feliz” y “merezco vivir”. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.