.
Conoce las teorías más acertadas sobre el misterio de la Atlántida

Conoce las teorías más acertadas sobre el misterio de la Atlántida

Tiempo, dinero y conocimiento no han sido suficientes para descubrir la verdadera historia de la Atlántida. Diversas investigaciones han marcado a la humanidad desde el año 360 A.C.
 
Más de 2300 años han pasado y aún se siguen buscando pistas sobre la misteriosa isla de la Atlántida. ¿Existió o es solo un mito? Es la pregunta que cualquier investigador quisiese responder. Pero mientras más indagan más se alejan de la realidad.
 
La Atlántida es descrita como una tierra sofisticada, igualitaria y pacífica. Sus habitantes eran un pueblo honorable, pero cuando las cualidades de los dioses disminuyeron y la naturaleza humana prevaleció, se convirtieron en guerreros. En un solo día, esta tierra desapareció.
 
Para muchos, es la cuna original de la civilización; una tierra que yace ahora en el fondo del océano. Para otros es una leyenda inventada por el filósofo griego Platón en el año 360 A.C. , quien describía que: “la isla era mayor que Libia y Asia juntas y podía pasarse a través de ella al continente opuesto, que bordeaba el verdadero océano...”
 
Hoy existen dos grupos de investigadores: los que buscan el continente perdido y los que creen que sobrevivientes de la Atlántida dejaron sus marcas en los antiguos monumentos de la mundo. Estos últimos aseguran que los habitantes llevaron sus conocimientos superiores a otras culturas.

Argumentan que las perfectas pirámides egipcias no pudieron ser construidas por una población poco desarrollada.
 
Lee también: La leyenda de Quetzalcóatl

Se dice que los arquitectos de la Atlántida trabajaron en todas las obras del mundo, desde los templos de Angkor Wat, las estatuas de la Isla de Pascua, hasta llegaron a las Américas. En México las leyendas locales hablaban sobre dioses de barbas blanca que vinieron del otro lado del mar y ayudaron a los mayas a construir sus templos.

En 1883, Ignatius Donelly, congresista norteamericano, publica “Atlántida: El mundo antediluviano”, donde especula sobre las semejanzas entre las culturas egipcia y mesoamericana, y manipula las observaciones para concluir que debió existir una zona desaparecida, que habría dado origen a toda la civilización humana, y que sería la Atlántida.
 
Este libro tuvo gran suceso en el siglo XX, cuando ciertos avances tecnológicos daban un aspecto verosímil a las teorías. Tanta fue la credulidad, que el gobierno británico organizó una expedición a las islas Azores, al sitio donde Donnelly localizaba a la Atlántida.

Otros historiadores y arqueólogos investigaron las pistas del continente perdido, siempre sin encontrar pruebas.
 

Las predicciones sobre la Atlántida


En 1940, el sanador psíquico americano y profeta Edgar Cayce predijo que la Atlántida ‘surgiría’ nuevamente en 1968 o 1969.

Por lo tanto, en 1968, cuando parecía que el sitio de la tierra perdida más famosa de mundo finalmente había sido ubicado en el este del Mediterráneo, noticias de que inmensas construcciones submarinas de la gran Bahamas sacudieron la fiebre atlantista en todas partes.

Maria - Videncia Gratuita

¿Tiene alguna pregunta en cuanto a su futuro?
Solicito mi videncia gratuita



 
De acuerdo con las lecturas de Cayce lecturas, los atlantes alcanzaron un nivel sorprendentemente alto de tecnología antes de que el continente se hundiera alrededor de 10.000 A.C.

Ellos inventaron el láser, los aviones, la televisión, los rayos de la muerte, la energía atómica, y el control cibernético de los seres humanos, y fue el mal uso de las tremendamente poderosas fuerzas de la naturaleza que ellos habían desarrollado lo que causó su destrucción.
 
La historia de la Atlántida nunca ha dejado de fascinar a la Humanidad. Lo demuestran los libros e investigaciones que no terminan de dar un veredicto final. Este tema quedará para a historia como los miles de misterios que hay en el mundo.   


Te puede interesar:

Naylett Naylett

Periodista y Community Manager con experiencia en periodismo impreso y digital. Amante de la poesía. Fiel creyente de que el Universo conspira para cumplir tus pensamientos.