.
Mindful Yoga, la forma de lograr meditar en movimiento

Mindful Yoga, la forma de lograr meditar en movimiento

En los últimos tiempos el término mindfulness lo podemos escuchar en cualquier sitio. Una especie de filosofía de vida en la que es importante la práctica de la meditación. Sin embargo, en muchos casos sus practicantes no hacen lo que se dice una verdadera meditación. Algo que sí se produce en el Mindful Yoga.

En esta disciplina del yoga lo que se potencia es la plena conciencia de la respiración, del cuerpo y la mente mientras se realizan estiramientos sutiles y movimientos lentos. Una manera muy interesante de utilizar el cuerpo y la mente, sabiendo en todo momento cuáles son sus alcances y limitaciones.

El Mindful Yoga está basado en los principios del Hatha Yoga. Disciplina esta última que abarca una serie de asanas o posturas corporales que tienen como objetivo fundamental trabajar la unión de cuerpo y la mente por medio de la respiración y el movimiento.

Lee también: Conoce los beneficios del yoga terapéutico

Objetivos principales del Mindful Yoga


Mindful Yoga

Este tipo de meditación en movimiento busca conseguir una serie de metas concretas:

  • Tomar conciencia de la relación íntima que existe entre el cuerpo y la mente.
  • Madurar la autocompasión y el autocuidado.
  • Lograr identificar cuáles son las limitaciones y alcances que ofrece el cuerpo y la mente.
  • Potenciar el bienestar general por medio del incremento de la flexibilidad, el equilibrio y la fortaleza del cuerpo y la mente.

Aunque reciba el nombre de Mindful Yoga, lo cierto es que no se puede decir que sea yoga en estado puro.

Además de adoptar posturas y movimientos de esta disciplina, también añade movimientos del tai chi, de la danza o del qi gong, solo que con una gran concentración en todo lo que estamos haciendo, que es movernos. Se hace tanto tumbado como de pie, tanto con los ojos abiertos como se también se puede hacer con ellos cerrados.

Requisitos de los practicantes del Mindful Yoga

Motivación y compromiso con la práctica de la meditación, de forma que se convierta en algo habitual. Su cuerpo y mente lo agradecerán desde la primera sesión. Es recomendable sesiones de hora y media una o dos veces cada semana.

No hay que estar en una forma física óptima, por lo que lo puede realizar cualquier persona, pues siempre habrá algún movimiento, por sutil que sea, que sí pueda realizar. Lo único que necesita es ser consciente de dicho movimiento, por leve que sea.

Hay que saber escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice en cada momento, como hasta dónde podemos llegar o cuándo debemos parar.

El Mindful Yoga prioriza la plena conciencia de la respiración, el cuerpo y la mente mientras se realizan estiramientos leves y movimientos lentos.


También te puede interesar: