.
Cómo la meditación puede cambiar su vida

Cómo la meditación puede cambiar su vida

Estar más allá de los problemas relacionados con la vida diaria, es parte de la tarea de todas las personas. Ser calmados, alegres, llenos de energía, es posible si se practica la meditación.

Los beneficios de la meditación son numerosos vinculados incluso con la actividad sexual, el sueño y el rendimiento laboral.

Lee también: Mindfulness ¿Por qué lo necesito?

Beneficios de la meditación


La meditación debe hacerse de forma constante, bastan tan sólo unos pocos minutos al día. Incluso puede hacerse durante el día para hacerla parte del plan diario.
 

Beneficios corporales de la meditación

Con la meditación, las células del cuerpo se llenan de energía, necesaria para llevar a cabo las actividades diarias.

La presión sanguínea disminuye así  como la ansiedad. El estado anímico mejora y el sistema inmunológico se robustece. 
 

Beneficios mentales de la meditación

La meditación promueve el refrescamiento mental. Los estados de ansiedad, inestabilidad y desasosiego disminuyen. La sensación de bienestar y felicidad se multiplica y se alcanza la paz mental.

Adicionalmente, está comprobado que la meditación nos hace más compasivos ya que nos conectamos con lo más noble de nuestro interior, sin egoísmos y a través del aumento de la conciencia.

Cómo alcanzar el mejor estado durante la meditación


El lugar adecuado para la meditación dependerá de las posibilidades y del tiempo. Al principio, muchas personas emplean las meditaciones guiadas para lograr alcanzar el estado ideal.  No existe una postura ideal ya que está relacionada con la posición que más se adapte, sentada o tumbada.

Si se medita sentado, la espalda debe permanecer erguida. Es fundamental que la luz sea tenue para que no interfiera con la energía. Los ojos permanecen cerrados o abiertos; en este último caso se toma un punto de referencia para concentrarse.
 
Fijarse en la respiración también es fundamental en la meditación. No se trata de respirar de forma diferente sino de estar consciente de este proceso. De esta forma, los pensamientos dejan de ser distractores.
 
El tiempo ideal para la meditación es de aproximadamente media hora. No obstante, al principio se recomienda una sesión de 5 a 10 minutos. Se puede hacer uso de un cronómetro para no estar distraído por la hora. Al finalizar la meditación, se deben descontraer los músculos e incorporarse progresivamente para evitar mareos.

En la meditación se debe ser paciente. Puede que, al principio, no se obtengan los resultados esperados. Es cuestión de tiempo para lograr el equilibrio necesario.
 
No es necesario acudir a un lugar alejado para lograr meditar. Basta con encontrar el momento adecuado, lejos de las distracciones. Cerrar los ojos, relajarse, contar pausadamente los números del 1 al 100, puede funcionar.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes