.
La meditación como técnica de Proyección Astral

La meditación como técnica de Proyección Astral

Mucho se ha escrito acerca de los beneficios que trae la práctica de la meditación, como método para lograr una mayor concentración mental y relajación física; sin embargo, la meditación también puede ser el umbral hacia otras experiencias como el contacto con vidas pasadas y la Proyección Astral.
 
La Proyección Astral, también conocida como viaje astral o desdoblamiento astral, es definida como la acción en la que el cuerpo astral se separa del cuerpo físico, sin que se produzca la muerte del sujeto.
 
Como fenómeno extracorporal, la Proyección Astral puede efectuarse de forma consciente (el individuo reconoce la experiencia) o inconsciente (por ejemplo, durante el período de sueño).  
 
Asimismo, es posible que la Proyección Astral se desarrolle como una experiencia natural o inducida, a través de la alteración de los estados de consciencia, en un ambiente controlado por el practicante.
 
Aunque muchos dudan de la autenticidad de la Proyección Astral, existen incontables testimonios de personas que la han experimentado y acreditan en este sorprendente proceso.
 
Quienes practican la Proyección Astral como actividad consciente e inducida, aducen que el desdoblamiento es un método que permite percibir otros niveles de consciencia, y potenciar la creatividad.

Lee también: ¿Cómo funciona la autodefensa psíquica?
 

¿Cómo utilizar la meditación en la Proyección Astral?


La meditación es quizás uno de los métodos más sencillos para acceder a experiencias de Proyección Astral; no obstante, requiere dedicación por parte del practicante.
 
Una persona que ejecuta con regularidad ejercicios de meditación, encontrará más fácil conectar con la Proyección Astral, que un principiante o un individuo que nunca ha meditado.
 
Más allá de los distintos grados de dificultad y obstáculos que puedan surgir en la práctica, la Proyección Astral a través de la meditación es una capacidad que todos podemos desarrollar.
 
El primer paso es encontrar un lugar tranquilo, donde no puedas ser perturbado. Puedes realizar la práctica sentado o acostado, solo asegúrate de estar en una posición confortable y llevar ropa cómoda, no ajustada.  
 
Es posible que la duración del ejercicio se extienda de 30 a 90 minutos, de allí la importancia de mantenerse en una posición cómoda. Otra situación que puede surgir es dormirse durante la práctica, no te desanimes y vuelve a intentar.

Importante: cuando decidas practicar la Proyección Astral, es fundamental que lleves contigo un talismán o amuleto, o que te introduzcas en el centro de un círculo de protección, para evitar la interferencia de presencias negativas.
 
Puedes utilizar incienso o música suave para acompañar el ejercicio. Si enciendes incienso, cuídate de que la habitación donde te encuentras esté bien ventilada, y que la llama (o brasa) no se acerque a materiales inflamables.
 
Sentado o acostado cómodamente, cierra los ojos y respira de forma pausada y profunda. No te apresures ni te retrases, sigue tu propio ritmo. En los ejercicios de Proyección Astral, todo debe ser natural, nada forzado.
 
Relaja tu cuerpo poco a poco, empezando por los pies y siguiendo hasta la cabeza. Puedes utilizar la técnica del escáner corporal o body scan, centrando la atención en cada punto del cuerpo, para liberarlo de tensiones.
 
Recorre mentalmente todo tu cuerpo. Si tu mente comienza a distraerse, utiliza la respiración como ancla, y céntrate en ella. Vuelve a tu respiración todas las veces que sea necesario.
 
Una vez que estés completamente relajado continúa respirando pausadamente, es posible que sientas alguna tensión muscular o calambre. No te muevas, y deja que tu mente se separe del pensamiento de incomodidad física o inmovilidad.
 
Poco a poco comenzarás a sentir un ligero movimiento interior, como si estuvieras sobre un barco o una superficie móvil. En el momento que se encuentre listo, el cuerpo astral realizará la separación y te ofrecerá una visión distinta.

 

La experiencia de Proyección Astral


Generalmente, la primera visión de una Proyección Astral es el propio cuerpo y los objetos que lo rodean, vistos desde arriba. No trates de forzar la experiencia, déjate llevar por ella de forma natural, y toma nota mental de los objetos del entorno para corroborar la información, al terminar la experiencia.
 
La Proyección Astral puede durar segundos o minutos, no te frustres, lleva tiempo controlar este tipo de actividades y sobreponerse a la sorpresa inicial. Poco a poco tendrás mayor dominio de la técnica y podrás expandir tus lugares de visita.
 
Para regresar al cuerpo físico, lleva esa idea a tu mente (estar en el cuerpo/despertar). Focalízate en tu respiración y cuenta del 1 al 10 en forma decreciente (10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0).
 
No te levantes de inmediato, permítete recuperar la plena consciencia de tu cuerpo con lentitud, de la misma forma que completaste la relajación.
 
Una vez de pie, y finalizada la experiencia, se recomienda caminar descalzo por un período de tiempo de 5 a 20 minutos, para eliminar energías remanentes mediante el contacto con la tierra.
 

También puedes lavar tus manos, durante un minuto,  con agua corriente (de la ducha o el grifo de la cocina) y un pequeño puño de sal marina (sal gruesa). Practica la Proyección Astral, a través de la meditación, las veces que desees.
 
Recuerda que conseguir la Proyección Astral, utilizando la meditación, es un proceso que requiere constancia, así que práctica con frecuencia. 
 

Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.