.
Meditación para la prosperidad

Meditación para la prosperidad

Cuando aplicamos la meditación para la prosperidad, nuestra mente debe ser entrenada para conseguir nuestros deseos. La prosperidad suele asociarse a la riqueza económica y a la abundancia de bienes materiales.

Sin embargo, pedir y fortalecer la abundancia es mucho más que atraer dinero y riquezas, es tomar en cuenta desde lo más profundo del espíritu el gran valor que tenemos como persona y que merecemos todo lo mejor del universo.

Según los expertos, la meditación es una práctica en la cual el individuo induce un modo de conciencia para lograr algún beneficio. En este caso, debemos predisponer nuestros pensamientos y anhelos hacia la prosperidad y abundancia.

Entrar en un estado de meditación requiere de mucha concentración, se debe estar relajado y en paz para poder conectarnos con nuestro mundo interior e inconsciente.

El momento ideal para hacerlo es al despertarnos, debido a que en ese momento nos encontramos en un estado de alfa profundo. Antes de acostarnos también es un buen instante para hacerlo.

Lee también: Salmo para la prosperidad

Meditación para la prosperidad: prepárate para lo mejor del universo


Para atraer la prosperidad a nuestra vida a través de la meditación debemos tomar al menos 15 minutos del día. Tenemos que estar en un estado de completa calma al momento de hacerlo, abiertos a recibir todo lo mejor del universo.

  • Cerremos los ojos y visualicemos todo aquello que anhelamos, siempre pidiendo con determinación. Cuando logramos ver en nuestra mente eso que tanto queremos podemos atraerlo rápidamente.
  • Poner a juego la imaginación: con el ojo de nuestra imaginación observemos el espacio que nos rodea como un espacio brillante, como un espacio de oro puro, sintamos como toda esa energía dorada impregna nuestro alrededor.
  • Energía de amor: Visualicemos como la energía dorada empieza a llenar todo el cuerpo del mismo color y de cómo se expande a través de todo el espacio.
  • Determinemos: al meditar debemos hacerlo con la convicción de que estamos llenó de prosperidad y abundancia. Que todo aquello que necesitemos será dado por el universo.
  • Bendiciones: Dios nos bendice con todo lo mejor de su reino, cuando meditemos debemos tener presente las bondades de nuestro padre celestial y en todo lo que es capaz de otorgarnos si a él le pedimos.
  • Inhala y exhala:  respiremos profundamente, inhalando para recibir la abundancia y exhalando para entregar las circunstancias a tu ser superior.

Acompaña la meditación para la prosperidad con una oración

Mientras meditas puedes ir repitiendo esta oración:

Dios todopoderoso está presente en cada situación de mi vida, obrando para hacerme llegar mi provisión y éxitos completo, nada puede detener mi progreso, me bautizo con éxito completo en el nombre del único poder y la única presencia de Dios


Te puede interesar:

Luciana Luciana

Comunicadora Social Corporativa- Community Manager, con 10 años de experiencia en diferentes medios de comunicación e instituciones públicas. Siempre andando por los caminos de la fe y disfrutando de los simples placeres de la vida.