.
Meditación para dormir: más allá del descanso

Meditación para dormir: más allá del descanso

Alcanzar un sueño realmente reparador no es tarea fácil. Lograr el descanso nocturno es fundamental para afrontar las tareas diarias y no ser presa del estrés. La meditación para dormir permite que se alcance un sueño óptimo, no intermitente y que lleve a las personas a obtener las energías necesarias para afrontar una nueva jornada intelectual o laboral.

La forma en que se duerme, el tiempo que se tarda en conciliar el sueño, los pensamientos que se tienen antes de dormir, son algunas de las preguntas clave a la hora de analizar qué tanto se descansa al momento de dormir.

La cantidad de horas que requiere una persona depende de su edad. Las personas mayores apenas requieren 6 horas de descanso mientras que un bebé precisa de 14 horas, un infante de 12 y un adulto de 8.

Lee también: Cómo la meditación puede cambiar su vida
 

Meditaciones para dormir y reparar energía


Una de las principales causas que impide el correcto descanso es llevar las preocupaciones a la cama y no dormir. La meditación antes de dormir, permite controlar tanto los pensamientos como las emociones. Proporciona los elementos para canalizar las preocupaciones. Es necesario que se haga con frecuencia para que se convierta en un hábito. Algunas personas colocan incienso y música para alcanzar el estado de meditación ideal.

Meditaciones para dormir - recomendaciones


  • Respirar con el vientre: es fundamental estar conscientes del aire que se respira. Al hinchar completamente el abdomen, se controla la cantidad de oxígeno que llega al cerebro.
  • Desbloquear zonas del cuerpo: si alguna área está bloqueada, la energía no circulará. Es importante procurar la ayuda profesional como terapeutas o masajistas.
  • Maximizar la concentración: echar a un lado los problemas diarios y conectarse con el aquí y el ahora.
  • Reducir los bloqueos mentales: identificar los miedos o temores que impiden que la mente se libere. Situaciones complejas del pasado o presente que están desconcentrando la atención.
  • Visualizar imágenes que evoquen tranquilidad: durante la meditación antes de dormir es recomendable pensar en situaciones positivas, momentos placenteros, personas agradables y recuerdos satisfactorios.
  • Tomar un tiempo para acostarse y levantarse: tanto levantarse como ir a la cama son dos procesos que requieren tiempo y no pueden realizarse de forma abrupta. De lo contrario, se asociará con momentos de intranquilidad e intermitencia.
  • Relajar de forma correcta los músculos: relajar la musculatura es parte de una técnica que pretende relajar y tensar el cuerpo para alcanzar la relajación más placentera. Se frunce el ceño, por ejemplo, se abre y cierra la boca al igual que los puños. La espalda se arquea, también, al igual que los muslos.

La mente es muy poderosa y, dependiendo de cómo se emplea, puede contribuir con el logro de un momento de descanso ideal.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes