.
Meditación en movimiento: El poder de estar presente en el ahora

Meditación en movimiento: El poder de estar presente en el ahora

Al contrario de las prácticas tradicionales, que exigen al ejecutante permanecer inmóvil durante un determinado período de tiempo, la meditación en movimiento promueve el estado de concentración, mientras se realiza una actividad física.

Muchas de los ejercicios de Mindfulness se centran en la meditación en movimiento, al proponer al individuo concentrarse en el momento presente (el ahora), al momento de comer, trabajar o divertirse.

La meditación en movimiento no es una tendencia moderna, por el contrario es una práctica antigua presente en muchas culturas alrededor del mundo, como lo demuestran el Yoga, el Tai Chi y las danzas tribales.

En el libro “Meditación. La Primera y Última Libertad” (1994), el filósofo y místico hindú Bhagwan Shri Rashnish (1931 -1990), mejor conocido como Osho, sostiene que cualquier actividad puede ser una meditación.

Si podemos desautomatizar nuestras actividades, entonces toda la vida se vuelve una meditación. Entonces cualquier cosa por más pequeña que sea – tomar una ducha, comer, hablar con un amigo – se vuelve una meditación”- sentencia Osho.

El líder espiritual explica que muchas personas consideran la meditación como una serie de rituales específicos e invariables (mantras, respiraciones, posiciones, incienso, mudras).

Pero, de acuerdo con Osho, “la meditación no tiene nada que ver con todas estas cosas; estas son formas de automatizarla y la meditación está en contra de la automatización”.

4 formas efectivas de meditación en movimiento


meditación en movimiento

La explicación de la meditación por parte de Osho, no quiere decir que las prácticas “tradicionales” de meditación estén mal o no sean efectivas. Se trata de trascender el concepto, y convertir la vida en una meditación.

Como señalaba el filósofo hindú, cualquier actividad puede ser una meditación,  siempre y cuando el practicante se encuentre alerta, con la atención en el presente (el ahora), para alcanzar la comunión cuerpo – espíritu.

Siguiendo estos preceptos, iniciar la práctica de la meditación en movimiento puede resultar sencillo y estimulante, ya que ofrece nuevas posibilidades en el camino hacia la conciencia espiritual.

Algunas formas efectivas de realizar meditación en movimiento, además de la participación en clases de Yoga, Tai Chi, o danza, son:

Caminatas al aire libre

El contacto con la naturaleza funciona como esparcimiento, y recarga las energías. Céntrate en disfrutar el camino, no en el después.

Correr

Paralelo a ser una gran actividad física, correr promueve tu sentido de alerta Para ello, omite llevar el dispositivo de música portátil y mantén tu atención en el trayecto.

Ojo: recuerda consultar con tu médico y evaluar tu estado de salud, antes de someterte a actividad física intensa y constante.

Tomar una ducha o un baño en la bañera

Nuevamente, la meditación inicia al entrar en consciencia de las sensaciones  que producen los elementos (el agua, lociones, jabón), en contacto con la piel.

La hora del té o el café

Como sostiene Osho, hasta las actividades más pequeñas pueden ser una meditación. Saborea la bebida de tu elección, y concéntrate en el disfrute.

Solo o acompañado, la hora del té (o el café) también es un momento para la meditación en movimiento.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices