.
Mejora tu práctica de meditación utilizando el Mala

Mejora tu práctica de meditación utilizando el Mala

Un método para facilitar el proceso de concentración, durante la práctica de la Meditación, es emplear un Japa Mala o rosario budista, el cual permite llevar la secuencia de los mantras o plegarias pronunciadas.
 
El Japa Mala está conformado por una serie de 109 cuentas, enhebradas en un hilo anudado en forma de círculo. Generalmente, las cuentas del Mala están elaboradas de materiales naturales, como maderas, resinas, cristales o huesos.   
 
Es importante señalar que esta materia prima es obtenida sin causar sufrimiento al proveedor (planta o animal), dado que eso generaría un karma negativo. Durante la práctica de la meditación, se utilizan 108 cuentas del Japa Mala para el conteo de mantras.
 
La cuenta número 109, es conocida como cuenta Gurú o Monte Merú, y es una representación de la Divinidad, los maestros y el centro del mundo. Por respeto hacia ellos, esta cuenta no es utilizada para contar mantras, más sí para agradecer su iluminada intervención.

Lee también: Cómo la meditación puede cambiar su vida

Meditación con el Japa Mala


Para realizar la práctica de meditación, acompañado por el Japa Mala, debes tomar en consideración  que las cuentas deben girarse en el sentido las agujas del reloj, mientras se recita el mantra.
 
Cada cuenta equivale al enunciado completo de un mantra, es decir, entonas el mantra mientras haces girar la cuenta entre tus dedos, y solo pasas a la siguiente cuenta, cuando hayas finalizado la invocación. Luego se repite el proceso.
 
El Japa Mala se toma con la mano derecha, aunque seas zurdo. Los dedos a utilizar para la rotación de las cuentas del Japa Mala son el medio o corazón (simboliza la Naturaleza, el estado de pureza) y el pulgar (representa la Divinidad).
 
Evita tocar el Mala con los dedos índice y meñique, dado que hacen referencia al ego y la inercia o el karma. El dedo anular se considera asociado a la pasión.
 
El primer paso para la práctica de la meditación con el Japa Mala, es seleccionar el mantra que entonaras. Elige uno que vibre con tu intención y propósito de meditación (paz, liberación, etc).
 
Siéntate cómodamente. Toma el Japa Mala en tu mano derecha (utilizando el pulgar y el dedo medio). Puedes dejar que tu mano izquierda descanse sobre tu rodilla izquierda, o realizar un mudra (gesto sagrado) con ella.
 
Comienza por la cuenta Gurú. No entones ningún mantra sobre ella, pasa la siguiente cuenta y empieza a entonar el mantra elegido. Recita el mantra completo mientras giras la cuenta (en sentido horario), y pasa a la siguiente cuenta, una vez hayas finalizado.
 
Repite el procedimiento hasta llegar nuevamente a la cuenta Gurú (habrás entonado el mantra 108 veces). No digas el mantra sobre la cuenta Gurú. Reinicia el procedimiento en sentido inverso, retomando el camino recorrido (de la cuenta Gurú hacia atrás). La idea es formar el círculo completo.
 
Dependiendo del tiempo que tengas disponible, puedes hacer una o dos vueltas completas del Japa Mala por día. Ten presente que se trata de una práctica espiritual, no automática, así que coloca tu intención en ella y verás los resultados.  

       

Meditación con el Japa Mala: Recomendaciones


Procura realizar la práctica todos los días, a la misma hora. Los especialistas en la materia señalan que efectuar la meditación con el mismo mantra, durante 30 días consecutivos, provoca que la energía de la palabra sagrada quede impregnada en el Japa Mala, razón por la que algunos maestros sugieren utilizar un Mala por cada mantra.
 
Algunos de los mantras más utilizados para la práctica de la meditación con Japa Mala, son: OM (Unión entre el hombre y la Divinidad/ Ciclo Vida- Muerte- Renacimiento); OM MANI PADME HUM (Evolución/Pureza/Sabiduría/Compasión); y SAT NAM (Verdad como identidad).
 
Recuerda que el Japa Mala es una herramienta de desarrollo espiritual, y debe ser tratada con respeto, no es una simple pieza de joyería, decoración o moda, representa parte de la conexión con tu espiritualidad y no está allí para incrementar tu ego.
 
Si decides usarlo en ti (como collar o pulsera), hazlo con conciencia de causa, o déjalo bajo resguardo en tu altar o habitación, en una bolsa de tela (algodón). Otra opción es comprar uno para lucirlo como amuleto o accesorio (existen pulseras malas de 22 y 27 cuentas), y reservar otro para dedicarlo a la práctica espiritual.  


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes