.
La Medicina China sigue vigente

La Medicina China sigue vigente

La Medicina China es considerada una ciencia milenaria que ha dejado mella en la cultura occidental. Para nadie es un secreto que las distintas variantes de estas prácticas han sido reconocidas incluso por la Organización Mundial de la Salud en sus informes anuales.

La Medicina China tiene como objetivo principal equilibrar la energía entre el mundo interno de las personas y su entorno con la finalidad de alcanzar un estado ideal. Por lo general, se asocia casi por reflejo con la Acupuntura, pero existen otras terapias muy efectivas y difundidas.

Lee también: Fitoterapia: el tratamiento natural más popular de la medicina alternativa

Principio fundamental de la Medicina China


El principal basamento es el Yin y el Yang, conocidas como fuerzas opuestas que se complementan. De igual forma, se toman en cuenta los cinco elementos presentes en la naturaleza: fuego, tierra, metal, agua y madera.

La Medicina China estudia doce meridianos que son identificados con el nombre del órgano que vincula la energía.

Aunque muchas de estas disciplinas se aplican por separado, en la práctica se combinan, incluso con prácticas como la gimnasia y los masajes. Muchos de los movimientos, son incluidos en la actualidad en lo que se conoce como Tai Chi.

 
 

Prácticas de la Medicina China


Las terapias de la Medicina China pueden contribuir a mejorar el dolor, el insomnio, la ansiedad, el descontrol mental, así como reducir el efecto de los dolores menstruales, por ejemplo.
  • Fitoterapia: emplea plantas medicinales para el tratamiento de enfermedades. Toma en cuenta, además de los principios activos, el olor, el sabor y las reacciones que pueda ocasionar a cada organismo. El yeso y el talco también es empleado.
  • Acupuntura: se insertan agujas de distintos tamaños en partes del cuerpo seleccionadas de acuerdo al padecimiento.
  • Moxibustión: trabaja el uso de las temperaturas aplicadas en zonas específicas. El calor es realizado a través de ventosas y aplicadores de artemisia. El acercamiento a la piel, produce los cambios.
  • Chi Kung: se pretende lograr una mejoría en la circulación de las personas a través de movimientos pausados.
  • Tui Na: prácticas manuales aplicadas en puntos energéticos específicos.
  • Aromaterapia: aplica los aceites esenciales y los aromas para alcanzar el equilibrio entre lo corporal y lo espiritual.
  • Cromopuntura: incluye los colores para alcanzar la armonía.
  • Reflexología:  se estimula el sistema inmunológico gracias a la estimulación en puntos ubicados en las manos y en los pies.
  • Dietética: para la cultura china, la alimentación también puede conceder o disminuir el equilibrio. Su aplicación puede acabar con el sobrepeso así como las afecciones de la piel.
Tanto la Fitoterapia como la Acupuntura, representan los pilares de la Medicina China. Sin embargo, todas pueden ser aplicadas en conjunto de forma complementaria.

Las ventajas se centran, principalmente, en mejorías de la piel, el cabello, así como disminución de afecciones corporales y, en especial, elevación de la satisfacción personal ya que los individuos se sienten más plenos y felices.
 

Te puede interesar: 

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes