.
Mantras tibetanos de sanación y bienestar

Mantras tibetanos de sanación y bienestar

Los mantras tibetanos de sanación, son poderosas oraciones capaces de sanar y de proporcionarnos bienestar a nosotros mismos y a nuestros seres queridos

En la tradición Budista Tibetana, existe un Buda que es el “Buda de la medicina“, Su nombre es Bhaisajyagurú, es a Él a quien nos encomendamos cuando tenemos una dolencia física o un malestar.

Para ello se recitan o se cantan los mantras tibetanos de sanación, que a través de los sonidos, vibraciones y energías son capaces de sanar y de proporcionarnos bienestar a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, veamos algunos de los más conocidos y poderosos.

Mantras tibetanos de sanación


RA MA DA SA SA SAY SO HUNG

mantras tibetanos de sanación: RA MA DA SA SA SAY SO HUNG

Este mantra tibetano de sanación crea un ciclo completo. Te da el poder para canalizar la energía curativa hacia ti y hacia los demás. Es conocido como el Mantra de Sanación.

Úsalo para sanarte a ti mismo y a los demás. También se utiliza por su poder para encontrar la fuerza y el brillo personal. Para salir de la depresión.

Este mantra puede llevarte a través de todas las pruebas, porque es un “gran mantra”. Contiene los ocho sonidos de Kundalini. Es una combinación de tierra y éter.

Posición y Mudra

  • Siéntate con los pies cruzados en posición fácil. Si esto te es difícil, siéntate en una silla con ambos pies en el suelo.
  • Endereza la columna y aplica cerradura de cuello (retrasa el mentón, enderezando la cabeza).
  • Ubica los codos pegados a las costillas, antebrazos y palmas hacia arriba.
  • Estira el dedo pulgar separándolo de los demás dedos de la mano. Esta forma ayuda a equilibrar el cerebro.
  • Cuando el pulgar no se estira, se relaja la muñeca, las manos se mueven hacia arriba y el mudra disminuye sus efectos.

La Meditación

Piensa en el objetivo de la meditación, es decir, hacia quién o qué vas a dirigirla.

Puede ser para ti mismo, otra persona o un grupo de personas, una zona del cuerpo, alguna situación o algún lugar. Intenta tener una imagen muy clara en tu mente.

Mantra

Inhala profundo, luego canta el mantra mientras exhalas. Haz una pausa entre los dos SA, pero sin respiración. Ajusta la velocidad para que puedas entonar el mantra en una sola respiración sin hacer una respiración extra en la pausa.

Este mantra tibetano de sanación se puede entonar durante 11, o 31, 62 minutos o 2h30.

Para Finalizar

Inhala profundo y sostén la respiración. Mientras sostienes la respiración, concéntrate en tu ser y siente las sensaciones en tu cuerpo. Siente y permite que las vibraciones del mantra penetren en cada célula de tu cuerpo.

Permite la sanación. Inhala una segunda vez y proyéctala de nuevo. Inhala de nuevo, estira los brazos arriba, sacúdelos. Exhala y relájate tumbándote sobre tu espalda.

OM MANI PADME HUM

mantras tibetanos de sanación: OM MANI PADME HUM

Es uno de los mantras tibetanos de sanación más conocidos.

Las enseñanzas dicen que recitándolo ochocientas veces temprano por la mañana, nunca te enfermas, además trae prosperidad y éxito y te protege ante cualquier energía destructiva.

Posición y Mudra

  • Sentado o recostado cómodamente pero con la espalda recta trata de visualizar la deidad de la compasión o en su lugar una esfera de luz transparente y luminosa que representa la compasión universal.
  • Se puede visualizar sobre la coronilla o también, frente a uno a la altura de las cejas y a una distancia de un metro y medio. Para evitar distracciones conviene visualizar la esfera radiante y luminosa y al mismo tiempo pesada.
  • Hay que recitar el mantra y elegir el mudra adecuado para este mantra de sanación, manteniendo la visualización lo más claramente posible. Mientras se recita se imagina que de la esfera salen innumerables rayos de luz que penetran por la coronilla, llenando todo el cuerpo de luz y gozo.

La Meditación

Al igual que el mantra anterior se visualiza el propósito de la meditación. El bienestar deseado para uno mismo, para otra persona, para una zona del cuerpo y se pone la atención al tercer ojo, en un punto profundo detrás de los ojos.

Para Finalizar

Al acabar el canto de los mantras de tibetanos de sanación, imagina que la esfera de luz penetra por la coronilla y se absorbe en el corazón, recibiendo así todas las bendiciones del Buda de la compasión y distribuyendo la energía a todo el cuerpo, registrando salud y bienestar.


Te puede interesar:

Igor Igor

Profesor y escritor. Autodidacta estudioso de la Astrología, el Tarot y de las Escuelas Monásticas en la historia. Practicante de Yoga, cinéfilo y poeta. Habla con nosostros en m.me/wemystices