.
Mantra Ham para te ayudar a desarrollar la concentración

Mantra Ham para te ayudar a desarrollar la concentración

El Mantra Ham es, sin duda, el mantra oriental más popular tras el clásico OM.

El mantra So Ham es considerado el mantra natural o aquel que no se pronuncia ya que es semejante al sonido del cuerpo al respirar de manera profunda. El So sería parecido al sonido del aire al inhalar y el Ham al exhalar.

La práctica del mantra Ham ayuda a tener la mente estable y bien enfocada, algo muy importante para mantener nuestra vida espiritual en condiciones óptimas. El desarrollo de la concentración y la estabilidad interna nos beneficiará para la comprensión y evolución del día a día.

Lee también: Mantras tibetanos: descubre el origen y significados

Práctica del mantra Ham


 Mantra Ham

Para que resulte efectivo es bueno practicar a diario. Primero podemos empezar con diez minutos e ir incrementando poco a poco el tiempo hasta la media hora o más.

Para ello empezaremos sentándonos en una postura cómoda para el cuerpo. En el momento en el que la espina dorsal está erguida, alineando verticalmente cabeza, pecho y pelvis, nuestra respiración se suaviza y la mente permanece relajada pero alerta. Podemos sentarnos tanto en una silla como en el suelo, con las piernas cruzadas.

Ya nos vamos preparando correctamente para el mantra Ham. Ahora cerramos los ojos y dibujamos con la mente un círculo de luz a nuestro alrededor. Nos separará de la vida diaria, tanto de las preocupaciones exteriores como de nuestra manera de pensar.

Nos contemplamos sentados dentro del círculo de luz. Representa el lugar donde contenemos nuestra consciencia, libre de cualquier tipo de molestias.

El cuerpo tiene que estar suelto, cómodo, pendiente de los movimientos de respiración. Afinamos la conciencia y notamos que la respiración es cada vez más sutil, expandiéndose desde el plexo solar hasta las extremidades al inhalar y retornando al plexo solar en la exhalación. Debemos notar la respiración en todo el cuerpo.

Ahora que cuerpo y respiración están relajados, enfocaremos nuestra atención en una serie de puntos de energía, inhalando y exhalando una vez en cada uno de ellos:

  • entre las cejas;
  • en el centro de la garganta;
  • hombro derecho;
  • en el codo derecho;
  • muñeca derecha;
  • cada dedo de la mano derecha, comenzando por el gordo;
  • muñeca derecha;
  • codo derecho;
  • el hombro derecho;
  • centro de la garganta y seguimos por el lado izquierdo como hicimos en el derecho.

Al llegar de nuevo al centro de la garganta bajamos al centro del corazón; del ombligo; de la pelvis; piso pélvico y subimos de nuevo hasta llegar al punto entre las cejas.

Mantenemos la atención en el punto entre las cejas. La respiración se sentirá a través del espacio interno del todo el cuerpo cuando mantenemos nuestra atención en dicho punto. Es la vibración lenta de la respiración. Eso es el mantra Ham.

Percibiremos el sonido So en la inhalación y el Ham en la exhalación. La respiración permitirá que nuestra concentración sea sensible y fina, dando lugar a que pueda viajar profundamente al interior de la mente.

Descansaremos entonces en esta consciencia el tiempo que queramos. El mantra Ham habrá conseguido su objetivo.

Terminaremos la práctica regresando de manera gradual nuestra atención al fluir de la respiración del cuerpo, a su presencia física y al espacio que nos rodea. Debemos permanecer conscientes de la respiración y nuestra conexión interna mientras salimos de la postura.

La práctica del mantra Ham ayudará a que la mente descanse y mejore la estabilidad interna y la claridad de ideas.


También te puede interesar: