.
Leyendas de Fantasmas: La Llorona

Leyendas de Fantasmas: La Llorona

Entre los espectros de la noche más temidos, figuran aquellos que vagan errantes lamentándose por sus pecados y buscando lo que perdieron por su mal proceder, uno de estos espíritus es la Llorona.
 
El fantasma de la Llorona es una de los mitos populares más conocidos de Hispanoamérica, y ha sido objeto de homenaje en obras de teatro, cine, televisión e incluso música.
 
Aun hoy día, la trágica historia de la Llorona corre de boca en boca causando desasosiego en quienes la escuchan, especialmente los niños. Cuenta la leyenda, que ver a este espectro puede acarrear la locura o la muerte.
 
Escuchar el lamento de la Llorona es considerado de mal augurio, por lo que  ante su proximidad, los curanderos recomendaban encerrarse en el hogar y rezar un Credo de los Apóstoles. Buscar el origen del llanto, solo sería causa de infortunios.

Lee también: Leyendas de Fantasmas: La Sayona
 

La tragedia de la Llorona


Una de las características de la Llorona, es que sus apariciones generalmente tienen lugar en poblaciones o espacios cercanos a ríos, arroyos y riachuelos, dado que este elemento es una pieza fundamental de su historia.
 
Existen múltiples teorías sobre el origen de la Llorona, la mayoría de las cuales presentan a la entidad bajo dos términos: el alma atormentada por el sufrimiento y el espectro enloquecido, lleno de ira y sed de venganza.
 
Una de las leyendas más comentadas de la Llorona señala que en vida era una hermosa mujer, madre de una niña y un niño, cuyo esposo la abandonó para casarse con otra.
 
Llevada por la furia y los celos, la Llorona tomó a sus hijos y los llevó al río cercano al lugar donde habitaba, y los ahogó sin misericordia, pensando con ello castigar al infiel.
 
Sin embargo, al ver a los niños muertos, entendió la magnitud de su error y enloqueció por el dolor, intentando quitarse la vida por su propia mano, para expiar su pecado y acallar su dolor.



 
No lo consiguió. Reconociendo que sus hijos no volverían a la vida y ella no podía morir, se llenó de ira y rencor, convirtiéndose con el paso de los años en un espectro vengativo, que llora su perdida, roba los niños de los padres descuidados, y acosa con su llanto a quienes se cruzan en su camino.
 
La Llorona se presenta como una mujer de largos cabellos, vestida de blanco y de caminar lento, muchos afirman que más que caminar parece que flota en el aire. Ella cubre su rostro con un velo o con sus manos, mientras solloza. Su llanto puede pasar del lamento a verdaderos alaridos, cuando encuentra a quien enloquecer.
 
Otra de las historias asociadas con su mitología, refiere que en vida fue una hermosa joven de buena familia que se enamoró de un cacique indígena y huyó con él. Sin embargo, sus parientes pensaron que había sido secuestrada, por lo que años después atacaron la aldea donde vivía, asesinando a todos los que allí vivían, incluyendo los hijos y el esposo de la joven.
 
Su corazón no pudo resistirlo, y huyó lejos. En su camino no probó alimento, no durmió, solo lloraba su pérdida, hasta que finalmente se convirtió en el fantasma de la mujer que una vez fue, una entidad consumida por el sufrimiento y cuya pena no le permite descansar en paz. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes