.
Leyenda sioux: una reflexión de amor y libertad

Leyenda sioux: una reflexión de amor y libertad

Existe una sabia y muy antigua leyenda sioux, que revela el secreto del amor duradero de una pareja: ambos deben volar uno al lado del otro, juntos pero no atados, jamás siendo esclavo uno del otro.

El propósito de esta leyenda de nativos americanos se basa en trasmitir la enseñanza del amor verdadero, protegiendo los espacios individuales de cada quien y logrando preservar la alianza sin necesidad de afectar a la otra persona.

Lee también: La leyenda de la Mujer Bisonte Blanco

El pueblo Sioux (también conocido como nakotas) se encontraba en las llanuras de los Estados Unidos y son dueños de legados que prevalecen a pesar del tiempo, tal como lo son el atrapasueños y fábulas de grandes enseñanzas como la leyenda sioux.

En el libro de Zitkala-Ša, Cuentos y leyendas de los indios Sioux, es posible encontrar con más detalles textos y legados de este pueblo indio.

¿De qué trata la leyenda sioux?


leyenda sioux

Cuenta la leyenda sioux que dos enamorados llegaron a la tienda del viejo brujo de la tribu, rogándole que les conjurara con algo para estar juntos el resto de sus días. Para su sorpresa, el viejo brujo no les concedió un ritual, ni un talismán, ni una pócima, sino que los retó a buscar un halcón y un águila en lo alto de las montañas.

Cada uno debía ir por un lugar diferente y utilizar únicamente sus manos y una red para raptar al animal; les ordenó que debían volver a la tienda y traerle el animal con vida.

Una vez que habían pasado los días los jóvenes enamorados llegaron a la tienda cada uno con su animal en las redes. El viejo brujo les ordenó que los soltaran, los ataran de las patas y los pusieran a volar, lo cual fue imposible para las aves. A los pocos minutos, ambas estaban picoteándose y lastimándose una a la otra, a lo que el viejo brujo respondió:

Este es su conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón, si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse el uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos pero jamás atados.

Esta leyenda sioux nos enseña que el amor auténtico no ata ni encadena, sino que unifica a dos personas individuales en un solo proyecto sin que ninguna de las dos tenga que perder su identidad o renunciar a su ser para alcanzar el amor real.


 

Te puede interesar: