.
No pierda de vista las Lágrimas de San Lorenzo

No pierda de vista las Lágrimas de San Lorenzo

Las lágrimas de San Lorenzo también son conocidas como Perseidas y hacen referencia a una lluvia de meteoritos que tiene lugar entre el 17 de julio y finales del mes de agosto.

Es precisamente el 10 de agosto que se conmemora el día de San Lorenzo, en esa noche se produce la mayor cantidad de meteoritos.

Lee también: Oración de la serenidad
 

Tradición de las Lágrimas de San Lorenzo


Se asocia con las lágrimas que derramó este santo al ser quemado vivo en la hoguera. De acuerdo a la tradición católica, su muerte se produjo en Roma a causa de su fe y la leyenda indica que el mártir habría dicho “dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho”. Su cabeza se encuentra expuesta en El Vaticano.    

La constelación que tiene más actividad en dicha fecha es la de Perseo, visible en el horizonte. A lo largo del año se registran varias lluvias de meteoritos pero es en esta época cuando se produce mayor cantidad y es más visible por la época de verano.

Precisamente, el cometa que es identificado con el nombre de 109P/Swift-Tuttle  es el artífice de esta lluvia de estrellas o lágrimas de San Lorenzo.

Otro origen aún más antiguo se remonta a la época de los griegos. Zeus bajó a la tierra para engendrar a Denae a través de una tormenta dorada debido a que ésta se encontraba prisionera.

De esa unión nación Perseo, quien fue convertido en constelación por lo que para recordar el momento de fecundación, produce la lluvia de estrellas.

Ritual para la noche de Lágrimas de San Lorenzo


Para aprovechar toda la energía de las Lágrimas de San Lorenzo, requerimos primero tomar un baño de limpieza para lo cual mezclaremos el agua con pétalos de rosas. No tiene que realizarse directamente en una bañera sino que puede mezclarse previamente.

Finalizado el baño, no se debe secar el cuerpo sino colarse la ropa directamente. Posteriormente, se coloca en un vaso con agua el cristal rosado con sal justo frente a la ventana la noche de la lluvia de meteoritos.

Se recitan algunas palabras de agradecimiento al universo por todo lo bueno concedido y se implora alegría y esperanza.

Para pedir abundancia económica, puede prepararse en la noche de las Lágrimas de San Lorenzo, un amuleto. En una bolsa de tela dorada se colocan varias monedas con azúcar y se deja expuesta y abierta en la ventana esa noche.

Al día siguiente se ata con un cordón también dorado y se mantiene cerca a diario como imán para la prosperidad y el éxito en los negocios.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
¿Te gusta? ¡Comparte!