.
Jade: un valioso cristal

Jade: un valioso cristal

La familia mineral del jade está integrada por tres variedades de piedras de carácter metamórfico que se encuentran formados por silicatos de sodio, aluminio, calcio, hierro y magnesio.

La primera referencia histórica Occidental, acerca de la piedra como jade, se encuentra en la Obra médica escrita en el año 1565 por un médico sevillano llamado Nicolás Monardes, quien clasifica a la ‘piedra de ijada’ como tratamiento para los dolores del bajo vientre.

Lee también: El poder de los cuarzos

Culturas que usaban jade


Los principales yacimientos del jade se localizan en países tan diversos y distantes entre sí como China, Guatemala, Alaska o Nueva Zelanda. Por ello no resulta extraño que se incluyese en rituales en China donde es común encontrar piedras de jade verde en las tumbas porque se creía que este cristal podría ayudar en su camino por el otro mundo a los muertos.

Los mayas, olmecas y aztecas también usaban el jade para protegerse contra las enfermedades de riñón y los problemas vesiculares, pero también con usos decorativos y mágicos pues con este cristal construían amuletos y máscaras.
 

Colores del jade


El más común y preciado es el jade verde, pero este cristal también puede presentar otras tonalides:
  • Jade azul: Muy adecuado en momentos en los que tenemos que reflexionar pues inicia un cambio interno lento pero continuo.
  • Jade marrón: Ayuda a reajustarse a un nuevo entorno.
  • Jade lavanda: Es el cristal para ayudar a armonizar las relaciones emocionales.
  • Jade naranja: Aporta energía.
  • Jade blanco: Filtra las distracción ayudándonos a poner toda nuestra energía sobre las cosas realmente importantes.
  • Jade amarillo: Potencia las interconexiones con todos los seres, se considera que atrae a la suerte.
 
 

Propiedades curativas del jade


Como hemos indicado con anterioridad las culturas mesoamericanas consideraban que el jade protegía de las enfermedades algunas de las propiedades curativas que se le asocian son las siguientes:
  • Fomenta la fertilidad y ayuda en el parto
  • Equilibra los fluidos corporales
  • Calma el sistema nervioso.
  • Trata los riñones y las glándulas suprarrenales.
 

Otros usos del jade


Además de sus propiedades curativas también se considera al jade como una piedra que:
  • Atrae el amor y lo mantiene, puede usarse también para armonizar relaciones disfuncionales.
  • Fortalecer las facultades de razonamiento en momentos en los que no tenemos claro qué camino tomar.
  • Atraer el dinero.
  • Mejorar la salud de las plantas. Puedes poner unas piedras de jade en tu jardín o en el rincón que tengas reservado para las plantas para mejorar su salud.

 

Te puede interesar: 

Ana Ana

Periodista y fotógrafa. Curiosa e inquieta, interesada en todo lo que supongo aprender cosas nuevas.

 
Artículos más recientes