.
Iyengar yoga: la práctica de la disciplina y la humildad

Iyengar yoga: la práctica de la disciplina y la humildad

En la actualidad existen muchos métodos en la práctica de yoga. En este artículo vamos a analizar uno de ellos: Iyengar yoga, un estilo desarrollado por B.K.S. Iyengar en el que la disciplina, la pureza y el orden son requisitos indispensables.

Lee también: El Hatha Yoga: el yoga del equilibrio

Iyengar yoga


La característica principal de la práctica de Iyengar Yoga es que este toma como base principal la columna vertebral. Todas las posturas tratan de llegar a ella, de liberarla.

Los movimientos no tienen un mero interés físico para estirar determinados músculos o zonas del cuerpo, sino que se pretende conseguir un cambio orgánico a través de ellas.

En Iyengar Yoga la intensidad con la que se realizan las posturas (asana), así como la regulación de la respiración (pranayama) y la interiorización de los sentidos (pratyahara), son las bases del objetivo que se busca con la práctica: la transformación de la consciencia.

Quizá se refiriese a eso el creador del estilo Iyengar al pronunciar “Hay un concepto básico en el yoga, y es que le permite a uno ser dueño de las circunstancias, en vez de su esclavo”.


Características del Iyengar Yoga


Secuenciación y permanencia

Las posturas se mantienen un tiempo determinado y se practican en un orden específico.


Uso de soportes para la realización de las posturas

Cuando una persona inicia en la práctica de yoga tiene una serie de limitaciones físicas y mentales. Las mentales son un trabajo personal, pero las físicas son mitigadas con el uso de sillas, almohadas, ladrillos de madera, cinturones, cuerdas y otros materiales que se aplican en las clases para conseguir la ejecución de las posturas.

Carácter pedagógico

En la práctica de Iyengar Yoga todo tiene un significado y un modo de hacer. Desde la forma en la que el tapete debe ser doblado hasta la forma en la que las sillas deben ser colocadas.


Disciplina

Al hilo de lo mencionado con anterioridad una de las características esenciales de este tipo de yoga es la disciplina en la ejecución de las posturas y en el comportamiento del practicante en clase.


Aplicación terapeútica

El yoga es un excelente ejercicio físico pero también mental. En el sentido físico Iyengar yoga ayuda en problemas de espalda o dolencias en rodillas, hombros, etc.. A nivel mental el yoga busca la raíz de los problemas siendo especialmente recomendado para personas que sufren estrés o problemas de autoestima.


Alta formación de los profesores

La razón por la que no hay muchos centros de enseñanza Iyengar yoga es la alta cualificación que se les exige a los profesores. Ellos deben estudiar el modelo Iyengar y ser examinados por la asociación de su país, sólo tras superar ese examen pueden impartir el método Iyengar Yoga.


Trabajo duro y humildad


Si queremos obtener resultados en la práctica de Iyengar yoga sólo tenemos un camino: el del trabajo duro.

Sus resultados no son inmediatos pero los pequeños pasos que se dan en cada clase ayudan a que la siguiente sea mejor.

Es importante tener una actitud humilde y aceptar que, a veces, no somos tan buenos como creíamos pero que con esfuerzo no habrá postura que se nos resista.


Te puede interesar:

Ana Ana

Periodista y fotógrafa. Curiosa e inquieta, interesada en todo lo que supongo aprender cosas nuevas.

 
Artículos más recientes