.
El significado de los hexagramas del I-Ching

El significado de los hexagramas del I-Ching

Para comprender el verdadero significado tras los hexagramas del I-Ching es necesario recorrer un camino de adquisición de conocimientos bastante largo, no sólo se trata de estudiar a los hexagramas del I-Ching desde una perspectiva lejana y como algo impropio.

El I-Ching se muestra como un conjunto de 64 hexagramas, los cuales son una manifestación de todo lo existente en la vida. Se le podría comparar con la rueda zodiacal de signos, porque es mostrado como un cosmos en miniatura, llenó de múltiples elementos a interpretar.

Incluso se estima que la construcción total de los 64 hexagramas duro un aproximado de cuatro mil años.

Se cree que al leerlos, se describirá la situación en la que se encuentra el lector, y que son capaces de dar a conocer la manera de resolver los problemas que se interpondrán en esta vida en un futuro. Todo ello, sugiriendo la manera correcta de actuar antes tales hechos.

Sin embargo, es importante resaltar que el I-Ching no está únicamente hecho para predecir el futuro, también ofrece lecciones morales, porque tiene pensamientos filosóficos implícitos en él.

Lee también: El I-ching del amor

¿Qué son los hexagramas del I-Ching?


¿Qué son los hexagramas del I-Ching?

Básicamente un hexagrama es una figura de seis líneas horizontales apiladas, y cada una de estas es o un Yin (línea interrumpida en su centro con un espacio) o un Yang (una línea continua y sólida).

De manera tradicional, las líneas del hexagrama son contadas siguiendo el orden de abajo hacia arriba, así la línea inferior es considerada como la línea número uno, y la del tope la numero seis. Cada hexagrama tiene una descripción y un carácter critico semejante al de una parábola.

Por igual, es de vitalidad para entender el I-Ching conocer que éste proviene del pensamiento taoísta y por ende, los hexagramas nacen desde el cero (Tao), la no existencia. Así, la no existencia es impulsada por la energía Qi del Tao , creando el punto central.

No existe una circunferencia sin un punto céntrico que la haga nacer. A su vez, esa energía traza de forma dividida circunferencias, allí es cuando aparecen los dos campos del Yin y Yang, ambas energías son indispensables para la existencia.

Los hexagramas del I-Ching son vistos por muchos como un código con el cual se puede descodificar al mundo por completo, la razón de ser del hombre, del mar, y de la tierra.

Si se desea intentar con el I-Ching, es recomendable referirse a una buena traducción, puesto que cualquier fallo en alguna traducción defectuosa puede cambiar el significado del hexagrama por completo.


Te puede interesar: