.
Huevo de la Vida, uno de los patrones de la Geometría Sagrada

Huevo de la Vida, uno de los patrones de la Geometría Sagrada

El Huevo de la Vida es uno de los más conocidos diseños o patrones existentes de la Geometría Sagrada.

El estudio de los patrones que están presentes en todas las figuras que forman parte del diseño de la creación de la vida recibe el nombre de Geometría Sagrada. Estos diseños son una verdadera manifestación de la Divinidad.

Entre los diferentes diseños o patrones existentes, el Huevo de la Vida es uno de los más conocidos, junto a la Flor de la Vida o el Fruto de la Vida. Las formas de la Geometría Sagrada se han utilizado durante siglos a la hora de erigir monumentos y edificios de naturaleza religiosa o sagrada.

Tratar con estos patrones o diseños, como el del Huevo de la Vida, permite estimular la evolución de la conciencia. Ello es debido a que son figuras dinámicas que fluyen de manera constante. Constituyen una representación simbólica de la creación.

La mezcla de arte, creatividad, matemáticas y geometría en un solo diseño hace que consigan captar la atención de ambos hemisferios del cerebro humano.

Lee también Descubre los prodigiosos amuletos del Feng Shui

Origen de patrones como el Huevo de la Vida


Huevo de la Vida
El origen de estos diseños o patrones parten de una serie de figuras determinadas. Así, la esfera o círculo y la espiral, junto a los cinco sólidos platónicos forman la variedad de diseños entre los que se encuentra el Huevo de la Vida.

Los sólidos platónicos son poliedros convexos donde todas sus caras son polígonos regulares entre sí, y donde todos sus ángulos sólidos son idénticos. Se llaman así en honor a Platón, quien fue el primero en estudiarlos. Son cinco: tetraedro, cubo, octaedro, dodecaedro e icosaedro.

Al unirse estos con la esfera y el espiral se general diseños similares a los antiguos mándalas. El dibujo resultante ha sido observado tanto en células humanas y el proceso de generación de embriones como en obras de arquitectura.

Entonces surgen diseños que reciben diversos nombres, en función de la interacción de los sólidos, esferas y espirales intervinientes. Así estarán el Huevo de la Vida, la Flora de la Vida, el Cubo de Metratón o el Fruto de la Vida.

Formación del Huevo de la Vida

Este diseño o patrón se forma por el resultado de la segunda interacción en el proceso de construcción de la Flor de la Vida. Por ello contiene 7+6 círculos, es decir, 3 círculos.

El Huevo de la Vida es la segunda fase de otra estructura conocida como Semilla de la Vida, que es anterior a la fase de la Flor de la Vida. Formas que contienen la base geométrica/matemática de la creación.

El embrión multicelular en sus primeras horas es la forma del Huevo de la Vida.
El Huevo de la Vida incluye en su interior todo el mundo musical, ya que la distancia entre las esferas otorga el tono y el medio tono.

El Huevo de la Vida es uno de los diseños o patrones de la Geometría Sagrada formados al unirse la esfera y el espiral a los cinco sólidos platónicos.


También te puede interesar: