.
Someter la mente a la hipnosis

Someter la mente a la hipnosis

La hipnosis es una práctica sumamente antigua. Se dice que hace cientos de años, las personas realizaban sesiones de autohipnosis en las que, a través de cantos, bailes y música, se olvidaban de sus problemas, dejaban a un lado dolores o molestias y hasta llegaban a dominar la mente completamente.

Aunque en la antigua Grecia ya se practicaba la hipnosis, no fue sino hasta 1842 cuando un científico de origen alemán desarrolló esta práctica que probó con su esposa y su ayudante.

Consistía en la fijación a través de la mirada que logra paralizar los centros nerviosos hasta alcanzar un estado onírico o de sopor. De hecho, el nombre de Hipnosis significa en griego sueño.

Lee también: Reencarnación: misma alma, diferente cuerpo
 

Cómo se produce la hipnosis


Quien realiza la hipnosis tiene que dar algunas instrucciones a la persona, etapa que se conoce como inducción. Es en este momento se pretende que se concentre en algo en específico como su propia respiración o un pensamiento y se abandone la conciencia.

Los sujetos, llegan a hacer todo lo que el hipnotizador le indique.
 

Quién debe realizar la hipnosis

No cualquier puede llevar a otra persona a un estado de hipnosis. Es necesario que sea realizada por un terapeuta.

Incluso, puede resultar hasta peligroso ya que pueden producirse lesiones tanto físicas como mentales que una persona poco experimentada no podrá tratar.

Beneficios de la hipnosis


La hipnosis permite conocer los temores de las personas así como dolencias físicas.
  • Controla la adicción y la ansiedad ya que permite analizar el problema y sus verdaderas causas.
  • Combate el dolor crónico para disminuir el consumo de fármacos.
  • Elimina las irritaciones estomacales y demás molestias en el colón.
  • Apacigua las molestias por la menopausia conocidas como calorones o bochornos.
  • Calma los nervios y la depresión.
  • Promueve la pérdida de peso.
  • Aumenta la actividad sexual.
Es importante resaltar, que luego de un estado de hipnosis el cuerpo puede presentar un estado de rigidez, incluso de catalepsia.

También se presentan casos de disminución de presión arterial, alucinaciones y hasta amnesia.
 

Técnicas de hipnosis


En primer lugar se debe disponer de un lugar silencioso que favorezca la concentración. El tono de voz debe ser suave y tranquilo. Adicionalmente, se recomienda que el cuerpo esté lo más relajado posible, incluyendo las rodillas, los glúteos y la cabeza.

También se sugiere que se pronuncien frases de reforzamiento y optimismo relacionadas con situaciones difíciles que deben ser superadas.

Nunca debe realizarse la hipnosis sin haber efectuado antes pruebas de aplicación para corroborar el método así las posibles consecuencias que puede traer para el paciente. Cada sujeto es diferente por lo que reaccionará de forma diferente ante determinado estímulo.

Todo debe estar basado en un propósito de ayuda y curación y no con fines de obtención de información con fines oscuros.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes