.
Hermetismo en el desarrollo espiritual humano

Hermetismo en el desarrollo espiritual humano

El hermetismo es sin lugar a dudas una de las tradiciones de mayor difusión en el esoterismo a nivel occidental.

La filosofía hermética, desarrollada por Hermes Trismegisto ha estado sujeta a tergiversaciones con fines comerciales y eso le ha convertido en un movimiento filosófico y religioso de gran importancia, aunque algunas veces mal interpretado.

Lee también: Uso del Pentagrama en el esoterismo

¿Qué propone el hermetismo?


hermetismo

La propuesta doctrinal de esta filosofía es hermosa en sí misma. En la misma, el alma se convierte en protagonista de un drama cósmico en donde se brinda la posibilidad de que el alma pueda volver a sus maravillosos orígenes primarios.

De acuerdo con Hermes Trismegisto, Dios ha creado un cosmos perfecto y armonioso por medio del NOUS que es la Mente Divina, la cual es la regente de todo visible e invisible.

Para el hermetismo, el NOUS es luz y vida y de ella se desprende el verbo, oponiéndose a las tinieblas, lo cual es el argumento central del pensamiento mitológico del antiguo Egipto de la cultura Helénica.

De esta mente divina, Dios creará al Demiurgo, un arquetipo humano hecho a imagen y semejanza de Dios y al cual le corresponde ser regente de la creación de mundo y deberá rasgar los 7 velos de de las esferas celestes.

Finalmente lo que ocurre es que el Demiurgo se enamora de la gran belleza del hombre y decide abrazar los elementos inferiores, surgiendo los primeros seres humanos con el alma contaminada por las pasiones bajas.

Así entonces, el ser humano se hace mortal en virtud, pero inmortal gracias a su alma.

¿Para que nos sirve el hermetismo?


Esta es una corriente filosófica que promueve el desarrollo espiritual humano, poniendo en práctica todo el conocimiento y la sabiduría interna a la que podemos acceder para comprenderla, practicarla y vivirla.

A medida que vamos poniendo en práctica las enseñanzas de esta filosofía de vida, iremos transformando nuestro entorno, buscando entender el propósito de nuestra vida, cultivando la vida espiritual y entendiéndola como algo sagrado, si caer en el dogmatismo religioso que restringe las libertades al marcarles una pauta de cómo vivir la vida y cómo comportarse, que debe y no debe hacer.

Esta filosofía de vida no es una religión, simplemente la persona vive la vida en busca de desertar su sabiduría interna, buscando lograr la integración con lo divino y alcanzar la libertad emocional para que la felicidad no dependa de ninguna persona.


Te puede interesar: