.
Activa la energía positiva con la Flor de la Vida

Activa la energía positiva con la Flor de la Vida

La Flor de la Vida es una de las formas fundamentales de la Geometría Sagrada, estudio que apela a nuestro hemisferio izquierdo o racional, para explicar los patrones de creación de la vida y la conciencia.
 
Como figura geométrica, la Flor de la Vida está compuesta por 19 círculos, que se solapan o sobreponen entre sí, y 36 arcos circulares, generando una forma hexagonal y un patrón muy similar al de las flores (de allí su nombre).
 
El centro de cada círculo se encuentra en la circunferencia de los 6 más próximos, por lo que están centrados dentro del perímetro de cada uno.
 


Lee también: Antahkarana y la sanación cuerpo – espíritu


Fuente de Vida


 
Podemos encontrar referencias a la Flor de la Vida en el diseño de edificios religiosos, las artes, la astrología, la psicología, la metafísica e incluso la biología, dado el notable parecido de este patrón con la división celular embrionaria.
 
La figura de la Flor de la Vida contiene las formas geométricas básicas y los 5 sólidos platónicos: cubo, tetraedro, octaedro, dodecaedro e icosaedro. En la Geometría Sagrada, su creación fluye a través de las formas Vésica Piscis, Semilla y Huevo de la Vida.
 
Estas características presentan a la Flor de Vida como el patrón de creación de las formas de vida, la fuente de la vida en el Universo, la conexión del tejido energético vital de todos los seres y los archivos akáshicos.


 
  

Buscando el equilibrio


 
Utilizar la imagen de la Flor de la Vida en meditaciones, activa las energías positivas y fomenta en nosotros la concentración, la orientación de voluntad, el equilibrio, la tranquilidad, el agradecimiento y la sanación.
 
Un ejercicio simple consiste en la observación de la imagen de este símbolo, acompañado por respiraciones profundas. Esto puede funcionar como una rápida limpieza de nuestro campo energético o aura.
 
Sin embargo, esta meditación debe realizarse por cortos períodos de tiempo y sin olvidar la respiración, dado que la intensa energía, que emana la Flor de la Vida,  puede generar migrañas, si no estamos acostumbrados.    
 
La Flor de la Vida es uno de los vehículos utilizados para alcanzar el Merkaba, entendido como el estado de conciencia superior, al cual accedemos aplicando la Geometría Sagrada. En este nivel, comprendemos la existencia y aceptamos nuestra condición: Somos partes fundamentales del Universo, en el que todos los seres estamos conectados y formamos uno con la fuente.  

  
 

Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes