.
El firewalking como metáfora de vida

El firewalking como metáfora de vida

Imagina que por veinte minutos dejas de sentir miedo: miedo al qué dirán, miedo a fracasar, miedo a estar solo. Imagina por un momento que tu mente está vacía de todos esos pensamientos negativos

¿Qué crees que podría pasar? Con mucha seguridad estarías ante una persona nueva, sin limitaciones, sin ataduras. El firewalking apela directamente a esa máxima: “deja de sentir miedo”.

Lee también: La Sofrología


¿Qué es el firewalking?


El firewalking es una nueva filosofía de trabajo basada en las prácticas que, desde hace cientos de años, venían utilizando distintas culturas.

Firewalking es literalmente andar sobre las brasas y el motivo de que sea una práctica que, día a día, va ganando adeptos es que reta a los participantes a borrar, aunque sólo sea por unas horas, las palabras no puedo.
 
Recurriendo a la definición de los expertos, firewalking es un conjunto de dinámicas de alto impacto que, combinadas con distintas herramientas de coaching y psicología, trabajan para que los participantes modifiquen las creencias limitantes que tienen de ellos mismos.

El resultado no es otro que la satisfacción de haber cumplido un reto, una sensación de energía y fuerza interior que pueden aplicar a cualquier situación a la que se enfrenten.
 

Orígenes del firewalking


Aunque sea una técnica que está viviendo su esplendor en los últimos tiempos, las primeras caminatas sobre brasas están documentadas en India hace unos 4.000 años. En ese  país, se hacían ceremonias de curación, purificación e iniciación con fines religiosos.
 
Existen también referencias en la Biblia sobre el firewalking como la que se recoge en el libro de Isaías “Cuando cruces el fuego, no te quemarás”.

En algunos países, como España, existen poblaciones en las que las noches de San Juan se celebra caminando sobre las brasas, como una forma de honrar al santo y de crear espíritu de comunidad.
 
El uso de firewalking tal y como lo presentamos en este artículo, se popularizó en 1970 en Estados Unidos, como una técnica de crecimiento personal.

A partir de ese momento, algunas compañías comenzaron a aplicarlo para empoderar a sus empleados, desarrollando su capacidad de inspiración y creatividad.
 

¿Cómo funciona el firewalking?


  • En firewalking se camina sobre brasas calientes. El fuego se enciende con anticipación  para que la madera o el carbón (dependiendo del material que se utilice) sea brasas. La temperatura de las mismas suelen ser de 500 grados centígrados. Éstas se cubren con una capa de ceniza para que sirva de aislante.
  • Generalmente se practica por la noche.
  • Hay que caminar rápidamente por las brasas, sin dudar ni quedarse parados en medio de las brasas.
  • La parte más difícil de todo el proceso es romper la barrera del miedo. Una vez en situación hay que estar completamente convencido de que vas a atravesar las brasas sin sufrir ningún daño. Parece ilógico, pero la clave reside en la confianza que uno mismo deposite en el proceso.


 

Firewalking como metáfora de vida


“Cuando las personas tomamos consciencia de que somos creadores y creadoras del guión de nuestra vida, podemos cambiar el curso de las cosas para aumentar nuestro bienestar y empezar a vivir la vida que siempre hemos soñado”. En resumen, esta cita podría ser un extracto de un participante de firewalking.  

 
Gran parte de los testimonios de personas que han caminado sobre las brasas hablan sobre la felicidad de saber que cada uno puede conseguir lo que quiera, sólo hace falta enfocarse en una idea y aplicar la fuerza necesaria para conseguirlo.

En síntesis, este tipo de prácticas tratan de empoderar a los participantes, hacerles conscientes de que las limitaciones son mentales y no reales.
 

Beneficios del firewalking


  • Elevar los niveles de confianza y motivación individuales y grupales.
  • Superar las resistencias a cualquier proceso de cambio personal en cualquier terreno: laboral, sentimental…
  • Aumenta la confianza en uno mismo tras enfrentar y superar el desafío. El aprendizaje es aprender que puedes lograr cualquier cosa que quieras conseguir.
  • El aprendizaje de saber que todo lo que necesitamos en la vida está dentro de nosotros mismos. Por utilizar una metáfora, nosotros somos el autor de nuestra propia novela. Tenemos todas las herramientas para ponerle más intensidad, dramatismo o emotividad.
  • Descubrir la conexión cuerpo-mente.
  • Interiorizar metáforas del tipo: en la vida, como en el firewalking, lo más importante es seguir hacia delante, sin importar cuanto duela o cuanto cueste.

Te puede interesar:

 
¿Te gusta? ¡Comparte!