.
Cómo emplear el Feng Shui en su vida

Cómo emplear el Feng Shui en su vida

El Feng Shui estudia el flujo de la energía vital conocida como Chi. La clave para comprender el Feng Shui está en comprender el flujo del Chi. Si la energía se puede concentrar es útil el Chi, mientras que se dispersa no tiene sentido. La idea es concentrar la energía en las zonas y viviendas para beneficiar a las personas. El uso de las formas, también es fundamental ya que las rectas producen una Chi maligno que se denomina Sha; las líneas sinuosas son las beneficiosas.
 
El texto más antiguo que se conoce sobre el Feng Shui es el Libro de Los Sepulcros, aproximadamente en el año 300 AC. En dichos libros se cuidaba tanto la distribución de los viviendas como de los sepulcros; estos últimos tenían especial cuidado ya que se creía que la forma en que se desarrolle la descendencia dependerá del lugar en donde se encuentren sepultados los antepasados.

La teoría de los cinco elementos implica cinco fases: fuego, tierra, metal, agua y madera.

Lee también: Prosperidad y protección con amuletos Feng Shui
 

Los colores en el Feng Shui


El uso de los colores permitirá concentrar la energía en los lugares que se requiere.
 
  • Color rojo: empleado para atraer la atención hacia determinados puntos; es de utilidad para las personas que sufren de depresión.
  • Color blanco: representa la pureza y tranquilidad. Es empleado para baños y dormitorios.
  • Color negro: implica misterio y absorbe toda la luz que recibe. Es conveniente emplearlo para detalles y aplicaciones.
  • Color verde: vínculo con la naturaleza. Adecuado para dormitorios de niños, zonas de descanso y de creación.
  • Color rosa: tiene propiedades para la relajación.



Feng Shui para mejorar la energía en casa


La puerta de entrada de la casa debe estar en buenas condiciones para recibir las mejores energías. Es recomendable que la sala tenga un color blanco en las paredes así como durazno o salmón. La sala debe permanecer lo más iluminada posible. Es conveniente tener un espacio dedicado a colocar imágenes agradables propias y de familiares y amigos.

La cocina nunca debe estar en el centro de la casa y puede emplear colores vivos como el naranja y el verde.  Los elementos agua y fuego no pueden estar enfrentados en la cocina ya que trae situaciones de confrontación. El fuego de la cocina no puede estar directamente hacia la puerta de la casa porque proyectan hacia el exterior malas energías.

En los dormitorios, las camas deben estar con la cabecera pegada a la pared y nunca frente a la puerta de entrada. Los espejos no deben superar la cantidad de dos y jamás pueden reflejar a la persona que se encuentra acostada. 
 


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes