.
Elegua:  quien abre los caminos

Elegua: quien abre los caminos

Elegua es considerado en la religión Yoruba como el dueño de los caminos, capaz de procurar la felicidad, la suerte y hasta las desgracias. Es una deidad que propicia las trampas.

Elegua controla tanto el reino del mal como del bien, por ello se le conoce como el que comanda los ángeles ubicados del lado derecho e izquierdo. Es capaz de crear el balance entre ambas fuerzas ya que tiene control total sobre todas ellas.

Lee también: Lámpara de Yemayá para atraer el amor

Cómo es Elegua


Elegua es muy travieso y se dice que es el portero de los caminos. Junto a Orunmila, Ozun, Oggun y Ochosi, conforma el clan de los guerreros. Es identificado con los colores rojo y negro.

Es el que recibe primero las ofrendas antes de las otras deidades, por ello su gran reconocimiento. A Elegua se le ofrendan pescado, aguardiente, maíz tostado, tabaco y dulces. En caso de ceremonias más complejas, se le ofrendan animales como chivos, gallos y pollos.

Todos los Orishas le rinden honores a Elegua por su gran poder sobre los destinos e incluso sobre el de ellos mismo. Su relación más conocida fue con Oshun pero no en plano sentimental. Su gran amor fue Yemaya.

Es considerado como un niño aunque también se presenta en distintas etapas de juventud, adultez y vejez. Al unirse con el resto de las deidades se convierte en una potencia invencible.

En cuanto a la recepción de los santos, es Elegua el primero que debe realizarse.


Cuándo debe realizarse el ritual a Elegua


El día de Elegua es el lunes. En ese momento se le consagra la semana a esta deidad. Posee 21 caracoles que son recibidos en la ceremonia principal denominada Osha.

Estos caracoles son los únicos que se emplean con cualidades adivinatorias a diferencia del resto que sólo son empleados por los babalawos o santeros.

Antes de las doce del día, se expone a Eleguá y se derraman ante él, un chorro de agua para pedirle por la salud, la suerte, el dinero y la prosperidad. Se recomienda saludarlo todos los días como rutina. Las manos se colocan en el suelo y se le pide la bendición.

Debe comer por lo menos una vez al año, con un animal que él pida. Preferiblemente vive cerca de la entrada de la casa, aunque en realidad puede habitar cualquier lugar.

Elegua puede sacarse a pasear pero cuidando siempre de no darle la mano a otra persona. Puede incluso llevarse al lugar de trabajo. En el caso de las mujeres, no pueden andar con Elegua si tienen la menstruación.

Nunca deben tenerse deudas con Elegua para que no se produzcan tragedias o situaciones que lamentar.

Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes