.
Leyendas de Fantasmas: El Silbón

Leyendas de Fantasmas: El Silbón

El Silbón o Silbador es una de las entidades fantasmales más aterradoras, de las que se ha tenido noticias. Esta aparición es oriunda de los llanos de Venezuela y Colombia, donde su inconfundible silbido, causa pavor y malos presagios entre quienes lo escuchan.   
 
Es descrito como un hombre sumamente alto y delgado, que cubre su cadavérico rostro con un sombrero de paja trenzada y es perseguido sin descanso por el espectro de un perro negro. A su espalda lleva un saco, donde guarda los huesos de su padre muerto.
 
La leyenda dice, que si escuchas el pitido que emite el Silbón como si se encontrará cerca, nada debes temer pues indica que el fantasma está lejos de tu ubicación. Pero si escuchas su característico silbido a lo lejos, debes correr y rezar, porque la entidad está sobre tus pasos y muy cerca.
 
El Silbón gusta de atrapar a sus víctimas, hombres principalmente, cuando se encuentran solos y ya próximos a un estado de delirio, debido a la persecución sobrenatural, o desmayados por la embriaguez.
 
Se dice que a los primeros los golpea con un látigo o un palo, y a los segundos les saca el alcohol del cuerpo, succionándoselos por el ombligo. Pocos de los que mueren, tras un encuentro con el Silbón, son encontrados, porque el ente siente predilección por tomar sus huesos y guárdalos en su saco de penitencia.  

Lee también: Leyendas de Fantasmas: La Sayona

El origen del Silbón


Las ancianas de las zonas llaneras refieren que es un presagio de muerte escuchar el sonido que emite el Silbón, el cual algunos escritores de leyendas populares han descrito como similar a la secuencia do, re, mi, fa, sol, la, si).
 
También comentan que la entidad tiene la obsesión de detenerse cerca de las viviendas, para contar los huesos que lleva en su saco. Si es escuchado, por alguno de los habitantes de la morada, nada sucede, pero si pasa desapercibido cobra la vida de alguno de los residentes del lugar.
 
Existen varias historias sobre el origen del Silbón, dos de las cuales tienen mayor aceptación popular. La primera leyenda señala que el Silbón era un joven campesino, casado con una mujer de gran belleza. 


El padre del joven, un hombre mujeriego y amante de las fiestas, tuvo un intercambio amoroso o sexual con su nuera, (algunos dicen que consensuado y otros por la fuerza), lo cual fue descubierto por el hijo, quien montó en cólera y asesinó a su padre.
 
El hecho fue descubierto por la madre del joven, que lo denunció a su abuelo. El anciano castigo al parricida a latigazos, luego roció sus heridas con aguardiente y el fruto picante conocido como ají (al parecer el ají es efectivo para repeler a la entidad, por este motivo).
 
Posteriormente arrojó sobre él a un perro negro, y lo maldijo mientras era atacado sin descanso por el can. Vagaría eternamente, perseguido por  el animal de compañía y llevando al hombro, el terrible saco con los huesos de su padre, como castigo por su crimen.
 
Otra versión, refiere que el joven habría asesinado a su padre para comerse sus intestinos, dado que el progenitor no habría podido procurarle el venado que deseaba comer. Su madre lo descubrió y lo maldijo, para después ser someterlo al castigo de su abuelo con látigo, ron, ají, el perro negro y el saco de huesos.
 
Sin embargo, la inquina contra su padre persiste en él, sin dejarlo descansar en paz. Por lo que cada noche, busca en los llanos a los parranderos y mujeriegos para continuar con su venganza.  


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes