.
La Diosa Bastet protege el hogar

La Diosa Bastet protege el hogar

Bastet es una de las diosas egipcias, considerada como protectora del hogar. Es capaz de equilibrar la armonía y felicidad de un núcleo familiar. Su imagen está representada por un gato aunque también se le observa como una mujer con cabeza de gato que lleva en su mano un instrumento musical conocido como sistro. A esta deidad le agradaba que los dioses tocaran y bailaran en su honor.
 
Aunque muy alegre y tranquila, se dice que si se enoja es capaz de convertirse en una leona, por esto se le conoce también como la desgarradora. En estos casos es sumamente agresiva por lo que siempre se le asocia con ambas caras; un lado apacible y otro más violento.

En honor a Bastet se realizaba la Fiesta de la embriaguez en la que se consumía gran cantidad de vino para que siempre mostrara su lado alegre y no el aspecto enfurecido.

Lee también: El Dios Horus es el más antiguo de la mitología egipcia
 
Bastet también protegía a los recién nacidos así como a las mujeres en gestación. También alejaba las enfermedades y los malos espíritus.

Bastet y el culto a la imagen del gato


La gran propagación de su culto se evidencia en la consagración de la antigua ciudad de Bubastis. Muchos gatos fueron momificados en su nombre y previamente fueron criados en sus templos. Tal era su veneración que se le construían tumbas específicas para los gatos en especial en ciudades como Tanis y Tebas.

Cuenta la leyenda que la importancia de los gatos para los egipcios es tal, que se rendían ante los persas cuando estos se presentaban ante ellos con gatos ante sus escudos. Los egipcios preferían perder una batalla antes de infringir algún daño a un gato.

La veneración a la figura del gato data del año 2900 Antes de Cristo cuando se observa su culto en el Nilo. 


 
El trato especial a este animal era tan especial que si caía enfermo se le concedían tratos como de humano. Si llegase a morir se le guardaba luto y hasta se depilaban las cejas en señal de duelo. Si alguien mataba a un gato, las leyes eran tan estrictas que podían ser sometidos a la pena capital.
 
La Diosa Bastet no estaba identificada claramente con el sol o la luna sino con ambos. Era solar o lunar, dependiendo de la forma que adoptaba de leona o gato, respectivamente.
 
El éxito de la Diosa Bastet se debe precisamente a su identificación con un animal sagrado como lo es el gato, además de conjugar tanto la tranquilidad como la fortaleza.


Te puede interesar:

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes