.
Diario de gratitud: conecta con tu bienestar

Diario de gratitud: conecta con tu bienestar

La gratitud es un sentimiento poderoso y profundo, que ayuda al individuo a identificar lo positivo de la vida, tanto en las cosas grandes como en las más pequeñas, independientemente de las vicisitudes que enfrente.

Vivir con agradecimiento, implica situarse en el momento presente y dejar de lado la negatividad (mental y emocional), para centrar la atención en el amor y la generosidad del Universo o la Divinidad.

Uno de los instrumentos más valiosos para conectar con esta maravillosa energía, es el diario de la gratitud: un registro de todas aquellas vivencias, capacidades, bienes, y seres vivos o espirituales que traen lo positivo a tu vida.

Escribir un diario de gratitud mejora la autoestima y potencia la actitud positiva, el autoconocimiento y la asertividad. De la misma forma, permite relacionarse con el presente y aumenta la capacidad de observación, entre otros beneficios.

Cuando se practica la gratitud, se aprecia la vida desde una perspectiva más amistosa. Aun cuando las circunstancias no sean “ideales”, la gratitud ayuda a mantener el equilibrio y alcanzar el bienestar.

Lee también: Vivir con gratitud

El compromiso en el diario de gratitud


El diario de gratitud puede ser escrito a mano en una libreta o cuaderno, o bien en un dispositivo electrónico (teléfono, tablet o computador), incluso existen aplicaciones diseñadas para ello.

Puedes iniciar tu diario de gratitud en cualquier momento, pero es una herramienta terapéutica especialmente recomendada para períodos de cambio o transiciones importantes (mudanzas, pérdidas, separaciones).

Llevar un diario de gratitud requiere poco tiempo, pero exige un nivel de compromiso. En general, se recomienda escribir todos los días, sin embargo puedes hacerlo con frecuencia interdiaria o semanal.

De la misma forma, puedes escribir en el diario de gratitud al despertar, antes de dormir o en el receso de mediodía. La acción no demora más de 5 minutos, pero es necesario que sea constante.

Independientemente del horario y la frecuencia de escritura que elijas, debes mantenerla. El cumplimiento del compromiso es esencial, para que el diario de gratitud cumpla su función terapéutica y te ayude a ganar confianza.

¿Cómo escribir un diario de gratitud?


Redactar un diario de gratitud es realmente sencillo, una vez elijas el método que usarás (libreta o digital), la frecuencia de escritura y el horario de redacción. Asimismo, debes definir el número de entradas que harás en cada sesión.

Puedes escoger un número entre uno y cinco, para no saturarte. Cada entrada debe reflejar acontecimientos o circunstancias reales por las que estás agradecido, y las emociones que despierta en ti.

Por ejemplo: “Estoy agradecido (o agradezco) por contar con un empleo, que me hace sentir productivo, e impulsa mi creatividad”/ “Siento gratitud por el amor de mi familia, que me provee de comprensión y seguridad”.

La forma como expreses tu agradecimiento puede ser impersonal (“Estoy agradecido”, “siento gratitud”, “agradezco”) o estar dirigida al Universo o la Divinidad por la que profeses fe.

Las entradas deben ser breves (corta extensión) y enfocadas en el presente (lo que tienes ahora, no lo que tendrás o tuviste). Escribe siempre en términos positivos, y no realices comparaciones (el eje eres tú, no lo que tienen los demás).

¿Por dónde empezar el diario de gratitud?


Algunas personas tienen dificultades para iniciar la escritura del diario de gratitud, porque no saben si enfocarse en  la parte psicológica o en las áreas mental, física o material.

Puedes comenzar tu registro de agradecimiento por cualquiera de estos temas; quizás con lo que sea más evidente para ti, como la ropa que tienes, el poder contar con alimentos a diario, la compañía de tus familiares o tu fortaleza interna.

Conforme adelantes en la tarea de hacer entradas en el diario de gratitud, puedes tener la sensación de que te estás quedando sin temas. No te preocupes, se trata de una trampa interna.

La forma de desmontar esta celada (autoimpuesta) es agradeciendo también por los pequeños detalles: una imagen que llamó tu atención, ver un amanecer en silencio, el café de cada mañana o un momento robado para probar chocolate.

Este tipo de ejercicio, te ayudará a apreciar mejor todos los momentos (grandes y pequeños) que forman parte de tu vida, las circunstancias positivas, los seres queridos y las infinitas capacidades que posees.

También es una oportunidad de agradecer las oportunidades de contraste, aquellos hechos (o personas) que te sacaron de contexto o no fueron de tu agrado en su momento, pero que después generaron cambio y aprendizaje (en ti).

Con el diario de gratitud, no solo ganaras mayor poder de observación, aprenderás a concéntrate en lo positivo de cada situación, incluso aquellas que no lo parecen tanto, ganado equilibrio y bienestar.

Tip adicional

Si seleccionas un cuaderno (o libreta) para llevar tu diario de gratitud, utilízalo sólo para tu registro de agradecimiento. Emplea tu creatividad en él, puedes usar distintos tipos de tipografía (letras), colores e imágenes (dibujos, fotografías).

Guarda tu diario de gratitud en un lugar en el que puedas verlo a diario, y tener presente el compromiso adquirido. Puedes colocar recordatorios o escoger una libreta con motivos acordes a tu decoración, así estará siempre a mano, sin desentonar con el ambiente.

El diario de gratitud es más que un instrumento de escritura y desahogo. Cada vez que sientas que tu ánimo decae o sentimientos nocivos intentan llegar a ti: lee tu diario de gratitud y conecta con tus emociones positivas ¡Vibra alto y vibra fuerte!


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.