.
Aes dhammo sanantano, la ley eterna

Aes dhammo sanantano, la ley eterna

En el libro de publicación póstuma “Sintonizarse con la Existencia: Una Propuesta para un Nuevo Comienzo” (2005), el filósofo y místico hindú Bhagwan Shri Rashnish, también conocido como Osho (1931 -1990), diserta sobre un concepto planteado por Buda: el “aes dhammo sanantano”, la ley eterna e inextinguible.

Osho señala que el enunciado de esta ley es que “el odio nunca disipa el odio – la oscuridad no puede disipar la oscuridad – que sólo el amor disipa el odio. Sólo la luz puede disipar la oscuridad: el amor es luz, la luz de tu ser, y el odio es la oscuridad de tu ser. Si eres oscuridad por dentro, continuamente arrojas odio alrededor de ti. Si eres luz dentro, luminoso, entonces irradias continuamente luz a tu alrededor”.

Lee también:Antahkarana y la sanación cuerpo

Se trata de un precepto antiguo, ligado a la Ley de Atracción, y que acompaña el trabajo de sanación espiritual: nuestros pensamientos, acciones y emociones emiten vibraciones (positivas o negativas) al Universo, y atraen una carga energética similar, representada por situaciones o personas.

La frase “aes dhammo sanantano” puede ser traducida del idioma hindi como “sin duda el amor viene”. Cuando elevamos nuestro nivel energético, vinculándonos a emociones y pensamientos positivos, dejamos a un lado la negatividad y abrimos la puerta por la que “sin duda” llegará el amor.

El concepto del amor y el dhammo sanantano


Sin embargo, la idea del amor que promueve Buda, a través del aes dhammo sanantano, es muy diferente a la que conocemos o le damos ese título, pues se trata de un sentimiento carente de referencias y tiempo.

Osho explica que “tu amor no es realmente amor: es su opuesto. Es odio disfrazado de amor, camuflado como amor, exhibiéndose como amor. El verdadero amor no tiene referencia. No piensa en el ayer, no piensa en el mañana. El verdadero amor es un brotar espontáneo de alegría en ti… y el compartirlo, y el derramarlo… sin ninguna razón, sin ningún otro motivo que simplemente la alegría de compartirlo”.



Esta interpretación del dhammo sanantano hecha por Osho, puede resultar sorprendente, cuando se le enfrenta por primera vez. Cuando el filósofo asegura que el amor verdadero no tiene referencia, nos remite al condicionamiento de amar solo a aquellos que nos tratan bien.

Ojo: no se trata de ser permisivo con situaciones que te violenten, sino que de acuerdo al dhammo sanantano, vivas tu vida a través del amor incondicional y el respeto (hacia ti mismo y terceras personas), dejando de lado la esclavitud a la que te sometes, si vives anclado a pensamientos de odio, negatividad, venganza, envidia e interés.

Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.