.
La leyenda y la devoción al Gauchito Gil

La leyenda y la devoción al Gauchito Gil

El Gauchito Gil es una deidad popular que pertenece al grupo de los denominados “santos paganos” o “santos profanos”, figuras a las que se atribuyen milagros, y se les rinde culto entre la población, pero no son reconocidos por la Iglesia Católica.

Este santo popular es invocado por los creyentes principalmente con el objetivo de recibir protección, no obstante, también recibe peticiones relacionadas con salud, dinero, amores y causas perdidas.

La devoción al Gauchito Gil, tiene su centro en Argentina, de donde es oriundo este curioso personaje. Sin embargo, con el paso de los años y el fenómeno de la inmigración, su culto se ha extendido hacia otros países de Sudamérica y Europa.

La imagen del Gauchito Gil representa un hombre entre los 30 y los 40 años; con la piel bronceada por el sol de las pampas argentinas; cabello largo, oscuro y suelto; y un poblado bigote de pelo negro.

Su vestimenta recuerda a la utilizada por los gauchos argentinos, incluso suele representársele sosteniendo unas boleadoras (arma compuesta por bolas de material pesado, forradas en cuero y atadas a una cuerda).

Una característica típica del Gauchito Gil, que en ocasiones es imitada por sus devotos, es la cinta color rojo con la que cubre su frente y la golilla (pañuelo) al cuello, anudada al frente, también en tono bermejo.

El rojo es un color recurrente dentro de la simbología del Gauchito Gil, quien incluso utiliza una faja de esta tonalidad ajustada a la cintura, sobre la chiripá (pantalón corto que cubre la cadera) y la bombacha (pantalón ancho y largo).

Algunos creyentes afirman que el color rojo representa la devoción del Gauchito Gil por San Baltazar; mientras que otros señalan que hace referencia a su paso por el bando federal (autonomista) en la guerra civil correntina.

Lee también: El poder de la oración al Espíritu Santo

Rezar al Gauchito Gil


Los devotos sostienen que para obtener favores del Gauchito Gil es necesario construir un altar en su nombre, en el cual se colocara una imagen de la entidad, junto con dos banderines color rojo.

Las ofrendas varían de acuerdo con las posibilidades del peticionario: puede encendérsele 20 velas rojas, durante un período de 20 días (una vela cada día); o  un velón rojo, durante 20 continuos (cada día se enciende el velón/veladora durante 1 hora, luego se apaga y repite al día siguiente).

El encendido de las velas o el velón, debe ser acompañado por una oración al Gauchito Gil. A continuación se transcribe una de las plegarias, de difusión libre y autor desconocido, dedicada a este santo popular:

¡Oh, Gauchito Gil! Te pido humildemente se cumpla por tu intermedio, ante Dios, el milagro que te solicito (decir la gracia que se requiere).

Te prometo que te brindaré mi fiel agradecimiento, manteniendo mi fe en Dios Todopoderoso y en ti Gauchito Gil.

Amen.

Una vez que el Gauchito Gil haya cumplido la petición que se le hace, los devotos acostumbran presentarle flores rojas, como ofrenda y prenda de agradecimiento.

La leyenda del Gauchito Gil


gauchito gil argentina

De acuerdo con cronistas argentinos, el verdadero nombre del Gauchito Gil era Antonio Mamerto Gil Núñez, y nació en la población de Pay Ubre, cerca de la ciudad argentina de Mercedes (Corrientes), por el año 1840.

Las historias sobre su vida varían, pero la mayoría coincide en que se trataba de un trabajador rural (gaucho) que se ganó la buena voluntad de su patrón, lo cual utilizaba en favor de sus compañeros.

Posteriormente, fue alistado en el bando federal (Partido Autonomista) para participar en la guerra civil de Corrientes o correntina. Algunas versiones sostienen que se alistó por voluntad propia y otras que fue obligado.

Gil Núñez acostumbraba robar a los ricos, para luego dar a los pobres; además, se negó a participar en las acciones armadas, presuntamente para no matar a hombres que podían ser sus hermanos.

En vista de estos hechos, fue considerado traidor y desertor, crímenes de guerra por los que tuvo que darse a la fuga. Poco tiempo después, sería capturado, colgado y degollado, cerca de la ciudad de Mercedes.

Según la leyenda personal del Gauchito Gil, éste le habría rogado a su verdugo que le perdonará la vida, porque era un hombre inocente y no merecía morir, pero el ejecutor se negó.

Entonces la víctima le aseguró al verdugo que su hijo (el del verdugo) estaba enfermo de muerte, y esa noche tendría que rogarle a él (Gauchito Gil), para que intercediera ante Dios y salvará al joven.

Nada detuvo la muerte de Gil Núñez, el 8 de enero de 1878 (día de su festividad como santo popular), y poco después un mensajero le entregó al verdugo la noticia de que su hijo agonizaba.

Arrepentido, el hombre rezó al Gauchito Gil para que intercediera por la salvación de su hijo, y el joven logró recuperarse. Fue el primer milagro conocido del Gauchito Gil, y lo que dio vida a su leyenda.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices