.
Cromoterapia turquesa, aumenta la sensibilidad e intuición

Cromoterapia turquesa, aumenta la sensibilidad e intuición

La cromoterapia turquesa es uno de los colores utilizados en la cromoterapia.

Entre las numerosas terapias alternativas que existen en la actualidad, la cromoterapia es una de las más conocidas en los últimos años. Consiste en la  aplicación de la luz de un color determinado o en la colocación del paciente en un entorno donde predomine este color para conseguir que sane o al menos que se alivie su dolencia.

El mundo en el que vivimos está compuesto de moléculas en movimiento, quienes vibran de una determinada frecuencia. El cuerpo humano tiene una vibración concreta cuando está sano y otra distinta cuando está enfermo.

Al aplicarle la luz de determinados colores de vibraciones específicas se consigue recuperar su estado de salud.

La cromoterapia turquesa ayuda a elevar la sensibilidad y la intuición, potenciando así la capacidad creativa de los pacientes. También ejerce de efectivo tranquilizante.

Lee también: Colores del aura, descubre su significado

Características de la cromoterapia turquesa


cromoterapia turquesa

El color turquesa suele resultar el preferido de aquellas personas a las que no les gusta enseñar su interior. Prefieren mantener sus emociones lejos del conocimiento de los demás, creen que es la mejor manera de protegerse.

Al aplicar la cromoterapia turquesa se potencia la innovación y la creatividad de los pacientes. Y es que se trata del color de la renovación, de la búsqueda de nuevas y originales ideas que sorprenderán a los demás.

El turquesa es un tipo de color que consigue elevar el grado de intuición y sensibilidad de las personas. Logra de esta manera que éstas pueden percibir sensaciones y sentimientos emocionales que antes les resultaban imposibles.

Es un color que sirve como desinfectante y antiséptico. Permite tonificar el sistema general, calma cuando se produce una importante sensación de estrés y favorece la reconstrucción de la piel.

Es usado para minimizar infecciones, refuerza el sistema inmunológico y también sirve para reducir la inflamación de la garganta.

Aquellas personas que sienten aversión por el color turquesa es posible que estén buscando en realidad seguridad y solidez en la sociedad de la que forman parte, sobre todo en lo que respecta al matrimonio.

En muchos casos es habitual que estas personas inicialmente sean reacias a buscar nuevos caminos.

La cromoterapia turquesa es un tipo de terapia alternativa en la que se utiliza la luz o entorno en el que predomine este color para curar así al paciente.


Te puede interesar: