.
La buena energía del ámbar

La buena energía del ámbar

El ámbar es una piedra semipreciosa compuesta por resina vegetal, por tanto, es una sustancia orgánica que procede directamente de los árboles.

Quizá por ello desde la antigüedad está asociado a la posesión de propiedades místicas o mágicas siendo utilizado por muchas culturas como talismán y remedio medicinal.  Su nombre procede del árabe y significa ‘lo que flota en el mar’ .

Lee también: Piedras de protección para los 12 signos del zodíaco
 

Tipos de ámbar


  • El ámbar dominicano. República Dominicana es uno de los países  productores de ámbar, encontrándose distintas tonalidades de la piedra y que lo distingue del ámbar que puede encontrarse en otras regiones del mundo. Podemos encontrar colores que van desde el amarillo claro hasta el rojo, incluyendo también algún tono azul y verde.
  • El ámbar mexicano. Se encuentra principalmente en la región de Chiapas. Tiene mayor dureza que en otros países lo que le hace especialmente bueno para trabajos de escultura.
  • El ámbar báltico. El ámbar del mar báltico es uno de los más antiguos y preciados del mundo.
 

Propiedades del ámbar


La tonalidad más común del ámbar es la dorada y por ello siempre se ha relacionado a esta piedra con el sol. Cargada de energía, de calidez, de nuevas esperanzas.

Normalmente se ha usado como amuleto para atraer la buena suerte y el éxito y potenciar las sensaciones positivas.


Propiedades curativas del ámbar

Al proceder de resina el ámbar ha sido muy utilizado como remedio medicinal. Algunos de sus usos más comunes a nivel medicinal son:
  • Mitigar el dolor de oídos. En la Antigüedad se trituraba el ámbar y se mezclaba con miel para calmar esta dolencia.
  • Protege a los niños del dolor de dientes y de enfermedades dentarias como puede ser la gengivitis.
  • Alivia dolores de cabeza.
  • Útil en alergias pulmonares.
 
 

Propiedades personales del ámbar

Como hemos citado con anterioridad el ámbar es una piedra cargada de energías positivas que podemos aprovechar para revertir situaciones de angustia en las que no somos capaces de encontrar una solución.

En estos momentos tener cerca una piedra de ámbar en forma de anillo, pulsera o colgante puede ayudarnos a absorber las energías negativas que emitimos modificando poco a poco nuestra conducta.

Es una piedra que atrae la buena suerte pero que también nos motiva para ser los protagonistas del cambio, impulsándonos a comenzar nuevos proyectos a superar viejas barreras que nos impiden ser felices, favoreciendo nuestra expresión creativa para tomar las decisiones correctas.

Protege contra las envidias y contra el conocido como mal de ojo.
 
¿Aún no tienes un ámbar? Después de todo lo dicho quizá sea el momento de incluirlo entre tus cristales.
 
 

Te puede interesar: 

Ana Ana

Periodista y fotógrafa. Curiosa e inquieta, interesada en todo lo que supongo aprender cosas nuevas.

 
Artículos más recientes