.
¿Cómo crear una bóveda espiritual?

¿Cómo crear una bóveda espiritual?

La doctrina del Espiritismo sostiene que existe una fuerte conexión entre el mundo material y el de los espíritus, por lo que la comunicación entre ambas dimensiones es posible y puede ser percibida por aquellas personas con capacidades mediúmnicas (desdoblamiento; percepción de entidades desencarnadas a través de los 5 sentidos; materializaciones; etc). 
 
Las habilidades de los médiums los convierten en verdaderos imanes para la atracción de seres espirituales, que desean establecer contacto con el mundo de los vivos, por lo que es fundamental que cuenten con una serie de herramientas que contribuyan a mantener el orden vibracional en sus espacios de trabajo o residencia.
 
En este sentido, uno de los instrumento de uso más común es el altar espiritista, conocido también en países de Latinoamérica como bóveda espiritual, la cual se encarga de proteger al mediúm, brindarle apoyo y ordenar su cuadro espiritual (el grupo de espíritus con los que trabaja y le ofrecen asistencia).

Lee también: Piedras de protección para los 12 signos del zodíaco

Elementos para crear una bóveda espiritual


La bóveda espiritual no sólo es utilizada por médiums profesionales, también es recomendada para aquellas personas con capacidades psíquicas desarrolladas (aun cuando no se dediquen al trabajo espiritual), que de una u otra manera son perturbados por la presencia constante de entidades que desean hacer contacto.
 
Para crear una bóveda espiritual se requiere:
 
  • 5 vasos de vidrio transparente (sin color o dibujos), pueden ser grandes, pequeños o medianos
  • Una copa, también de vidrio transparente 
  • Una mesa pequeña de madera o vidrio 
  • Cascarilla (preparado de agua bendita y cascara de huevo de gallina pulverizado; puede adquirirse en casas esotéricas) 
  • Un crucifijo pequeño, también conocido como Cristo vivo 
  • Agua 
  • Perfume personal, flores, tabaco o cigarrillo 


Instalación de la bóveda espiritual


Situar la mesa en un espacio preferiblemente privado, donde no pueda ser observado por todos, o en un lugar que no estorbe el normal desenvolvimiento del hogar o consultorio espiritual.
 
Sobre la mesa se colocaran los vasos y la copa, por eso es conveniente tomar en consideración el tamaño de la misma, a la hora de seleccionar los jarros, a fin de que puedan moverse con comodidad, para limpiarlos y acomodarlos.
 
En la parte superior central de la mesa, se situará la copa dedicada al Santísimo (la Divinidad Superior). Dentro de este recipiente, recostado de su parte posterior, colocar el crucifijo.
 
En el lado superior derecho de la mesa, pero por debajo del nivel donde se colocó la copa, debe situarse un vaso que será dedicado a los espíritus protectores indígenas o nativos.
 
Seguidamente, trazamos una línea imaginaria horizontal, y en el lado superior izquierdo colocaremos otro vaso. Éste estará situado a la misma altura del vaso de la corte indígena, y se ofrendará a los espíritus africanos.
 
En el centro de la mesa, debajo de la copa dedicada al Santísimo, se colocará un vaso especialmente para los guías y protectores espirituales del médium, que lo han acompañado desde su nacimiento.
 
En la esquina inferior derecha de la mesa, debajo del vaso de la corte indígena, se situará otro vaso, esta vez se destinado a los espíritus transmutadores y depuradores de energía.      
 
Finalmente, el último recipiente se colocará en la esquina inferior izquierda de la mesa, en línea vertical debajo del vaso de la corte africana, y se dedicará a los espíritus sanadores o médicos divinos.
 
Llenar con agua los vasos y la copa, hasta alcanzar la mitad de su capacidad. Agregar algunas gotas de perfume personal a cada uno de los recipientes. Encender el tabaco o cigarrillo, y arrojar un poco de humo dentro de todos los envases.
 
Pulverizar la cascarilla con la mano, y hacer con este polvo un círculo (en la superficie de la mesa), que rodee la copa y los vasos. El día de la instalación de la bóveda espiritual, colocar una flor dentro de cada vaso y la copa, a modo de ofrenda. Retirar las flores, una vez se marchiten. Cambiar el agua con frecuencia. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes