.
¿Cómo elevar tu frecuencia vibratoria?

¿Cómo elevar tu frecuencia vibratoria?

El tercer principio hermético revelado en El Kybalion, antiguo documento esotérico, nos dice que en el Universo “nada descansa; todo se mueve; todo vibra”. Este precepto es conocido como la Ley o Principio de Vibración.
 
La Ley de Vibración sostiene que percibimos de manera distinta las manifestaciones de energía, pensamientos, espíritus y materia (incluidas representaciones minúsculas como átomos, moléculas y electrones), debido a los diferentes niveles vibratorios de cada uno de estos elementos. 
 
En este sentido, señala que las formas espirituales puras poseen un rango de intensidad y rapidez de vibración infinitas, por lo que mientras más elevada se encuentre nuestra frecuencia vibratoria, más cerca estaremos de la Divinidad, el Amor, la Paz, la Felicidad y la Prosperidad.

Lee también: Descubre el significado del aura y sus colores

 

Consejos sencillos para elevar la frecuencia vibratoria


 Aumentar nuestra frecuencia vibratoria requiere un esfuerzo consciente, que involucra al sistema cuerpo – mente – espíritu. Si modificamos nuestros hábitos de acción y pensamiento, lograremos un cambio real en nuestras vibraciones. Aquí te dejamos unos tips para empezar ¡Manos a la obra!
 


Desintoxícate

Empezamos por purificar nuestro cuerpo, puede ser con pequeños ayunos (siempre bajo supervisión médica) o ingiriendo mayor cantidad de agua, té y jugos con pulpa, como los batidos verdes.  
 


Alimentante de forma sana y balanceada

Otro tip para aumentar tu frecuencia vibratoria, consiste en incluir más frutas y vegetales a tu dieta diaria. Disminuye azucares y alimentos procesados. 
 


Ejercítate

Dedica parte de tu tiempo semanal a realizar algún tipo de ejercicio o actividad física. Algo tan simple como caminar, hará una gran diferencia. También puedes optar por una clase de yoga o pilates. 
 


Medita

Aun cuando los especialistas recomiendan dedicar a la meditación, períodos de 20 a 40 minutos, puedes comenzar con lapsos de 5 minutos diarios, preferiblemente al despertar o antes de dormir. Esta práctica impulsará tu proceso de autoconocimiento, mejorara tu equilibrio emocional y elevara tu frecuencia vibratoria.
 


Practica la oración

Conéctate con el Universo y la Divinidad a través de la oración. Plantéalo como una conversación, puedes utilizar tus propias palabras, una plegaria que conozcas o un mantra.
 


Mantén una actitud coherente

Lo que piensas, lo que dices y lo que haces deben tener el mismo sentido y respetar tu ética y principios.

  


Vive el presente

Pensar en los errores del pasado genera depresión, mientras que las ideas sobre el futuro nos traen ansiedad. Disfruta y trabaja en el ahora, es tu momento.
 


Perdona

Libérate de los resentimientos y rencores, son una carga para tu evolución. Aprende a perdonar, sobre todo a ti mismo.     
 


Agradece

Vive con gratitud. Agradece todo lo que está presente en tu vida y ábrete a recibir más. Recuerda que incluso aquellas situaciones que no consideramos positivas, son oportunidades de aprendizaje.
 


Confía en tus capacidades

Cree en ti mismo. Eres un ser de potencial ilimitado. Conócete. Valórate. Trabaja en el amor propio y elimina las etiquetas que te limitan.
 


Sonríe

Ríe con frecuencia. Disfruta los motivos y momentos de alegría en tu vida.
 


No juzgues

Elimina los juicios. No juzgues a otras personas ni a ti mismo, todos estamos en distintos estadios de conciencia y atravesando diferentes experiencias.   
 


Olvida las quejas

Las quejas traen carencia y bajan tu vibración. Haz seguimiento a tus pensamientos, y podrás romper patrones y juicios.  
 


Limpia y ordena tus espacios

Organiza tu habitación, tu hogar y tu oficina. Elimina aquellos objetos y ropas que no utilices. El desorden, la suciedad y la acumulación de elementos inútiles, provocan estancamiento de energía y pueden convertirse en reflejo de nuestro interior.    

  


Te puede interesar: 

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes