.
¿Cómo elegir cristales para nuestros rituales?

¿Cómo elegir cristales para nuestros rituales?

Si bien lo ideal sería conocer las propiedades del mayor número de cristales posibles, lo cierto es que, con la variedad presente en la Naturaleza, es una tarea prácticamente imposible.   
 
Lo que ocurre es que, por regla general, adquirimos un libro o enciclopedia de referencia y únicamente memorizamos los nombres de aquellos cristales que son de uso más frecuente para nosotros o el área con la que trabajamos.  
 
Pero ¿Qué sucede cuando necesitamos un amuleto o ritual de último minuto y no tenemos a mano nuestro manual? Quedamos descolocados. Eso no tiene que volver a sucedernos.
 
Existen muchas formas de aprender a escoger nuestros cristales. En esta oportunidad hablaremos sobre las más sencillas: la vibración energética de los cristales, nuestra relación con el elemento, y de acuerdo con el color de las gemas.

Lee también: Descubre las energías presentes en los cristales

 

Vibrando con la magia


Una de los sistemas más comunes de elegir una piedra para un quehacer mágico, es a través de las vibraciones que emite. Los cristales poseen energías receptivas y proyectivas, cualidad que podemos emplear para potenciar nuestra intención.
 
Las piedras con energías receptivas poseen efectos relajantes y son excelentes para trabajar con la espiritualidad y los sentimientos. Ejemplo de ellas son la kunzita, lapislázuli, amatista, malaquita, berilo, calcedonia, olivino, calcita rosada, calcita verde, celestina (celestita) y piedra de la Luna.
 
Por su parte los cristales con energía proyectiva tienden a impulsarnos a la acción. Entre ellas podemos mencionar: ojo de gato, ojo de tigre, calcita naranja, ónix, circón, cuarzo citrino, piedra del Sol (lluvia de oro), piedra de sangre (heliotropo o sanguinaria), esfena (titanita) y granate.
 
Más allá de la vibración propia del elemento, es importante que tengamos en cuenta la reacción de nuestra energía personal cuando entra en contacto con el objeto. Esto lo establecemos una vez que la gema se encuentre limpia y cargada (no programada).
 
Se trata de un procedimiento, basado en el ensayo y error, una vez comiences a trabajar con algunos cristales, notaras que tu energía y propósito son mejor acompañadas por unos, mientras que otros pueden llegar a generarte intranquilidad.   
 

 

 
 

La huella del color


Otra forma de seleccionar un cristal o piedra para un ritual u objetivo mágico, es tomando en consideración el color del elemento. A través de la tonalidad, podemos crear un sistema de relación entre las gemas y el propósito que buscamos. Por ejemplo:   
 

Blanco

Pureza. Protección. Conexión espiritual.  
 

Amarillo

Comunicación (hablada o escrita). Facilidad de expresión. Raciocinio. Lógica. Visualización.
 

Azul

Paz. Sanación. Purificación. Tranquilidad emocional.
 

Rojo

Fortaleza (física y espiritual). Valor. Controlar emociones violentas.
 

Verde

Fertilidad. Sanación. Dinero. Riqueza. Crecimiento. Conexión con la Tierra.
 

Naranja

Protección. Creatividad. Prosperidad. Abundancia. Confianza. Autoestima. Buena suerte.
 

Violeta

Meditación. Evolución espiritual. Transformación. Paz. Conexión con  el inconsciente y la espiritualidad.
 

Rosado

Relajación. Meditación. Amor (propio y hacia los demás). Armonía. Honestidad. Compasión.
 

Negro

Autocontrol. Protección contra amenazas físicas y espirituales.



Te puede interesar:  

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes