.
Cómo combinar las Flores de Bach para niños

Cómo combinar las Flores de Bach para niños

La terapia de Flores de Bach para niños es idónea ya que permite que puedan asimilar los cambios y vencer los miedos que muchas veces traen consigo traumas en la edad adulta.

Antes de hacer cualquier tipo de diagnóstico en cuanto al tipo de Flor de Bach emplear, es necesario estar muy atentos al comportamiento de los niños ya que muchas veces se trata de acciones que son propias de la etapa y que no merecen tratadas.

Los niños tienen la ventaja de responder de forma expedita a estos tratamientos por lo que será fácilmente observable si fueron seleccionadas de forma adecuada las Flores de Bach.

Lee también: Prepara un Osito de Protección para Niños
 

Una Flor de Bach para cada necesidad


Las Flores de Bach pueden ser utilizados por todas las personas, desde bebés hasta adultos. No poseen efectos secundarios y pueden ser tomados de forma complementaria a la medicina tradicional.
  • Generar confianza: para los niños tímidos a quienes les cuestan las relaciones humanas, puede emplearse una esencia conocida como Larch.
  • Contrarrestar la hiperactividad: con la esencia Vervain se lograr moderar la inestabilidad emocional.
  • Imprimir seguridad: adaptarse a los cambios constantes del entorno puede hacerse gracias a la esencia de Walnut.
  • Activación social: gracias a la esencia de Milomus, los niños experimentan mayor roce social debido a que son más seguros.
  • Situaciones de shock: se emplea la esencia Rescue Remedy en situaciones extremas para un niño, como la separación de los padres.
  • Miedos o fobias: aplica en estos casos a dormir solos o con la luz apagada, para lo cual puede emplearse la esencia de Aspen.

  • Excesiva sumisión: se emplea la esencia de Centary en niños que pueden ser sometidos por otros por su carácter dócil y no saben decir que no.
  • Problemas de memoria: para los niños olvidadizos se emplea el Chestnut Bud que también les concede mayor concentración.
  • Necesidad de extrema atención: los niños que requieren ser el centro de atención de forma permanente también pueden ser tratados con Chicory.
  • Cansancio: la esencia Olive les permite ser más enérgicos.
  • Pesadillas: los miedos nocturnos pueden ser atacados con Rock Rose.
  • Tristeza: la esencia Star of Bethlehem también aumenta su apetito además de hacerlos más optimistas.
  • Excesiva sensibilidad: puede ser Walnut la mejor opción si sufren mucho ante cualquier situación contraria a lo que se espera.
En ocasiones, pueden mezclarse varias esencias en un máximo de siete. Por lo general, se emplean en un gotero de 30 ml con agua mineral o directamente con cuatro gotas de cada de la mezcla final, en cuatro ocasiones al día.
 

Te puede interesar: 

Laura Laura

Comunicadora social, especialista en Medios Digitales y Marketing. Amante de la escritura y la buena energía que emana de las personas. El equilibrio siempre está en el interior.

 
Artículos más recientes