.
Cintas de Bonfim, oráculo y amuleto de los deseos

Cintas de Bonfim, oráculo y amuleto de los deseos

Las cintas de Bonfim constituyen una prodigiosa herramienta mágico-religiosa, utilizada con el propósito de conocer un rápido vistazo del porvenir, o para dirigir la energía de los deseos.

El origen de las cintas de Bonfim está vinculado con la historia de Nosso Senhor do Bonfim da Bahía (Nuestro Señor del Buen Fin de Bahía), una imagen del Maestro Jesús que es reverenciada en Brasil.

El icono religioso arribó a Salvador de Bahía (Brasil) en 1745 (siglo XVIII), procedente de Setúbal (Portugal), y nueve años después hizo su entrada en el templo edificado para albergarlo: la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim.

El edifico católico fue construido en la Sagrada Colina de la Península de Itapagipe (Salvador de Bahía – Brasil), razón por la que a esta advocación se le conoce como  Nosso Senhor do Bonfim da Bahía.

Las cintas de Bonfim o fitas de Bonfim, son un conjunto de siete cintas de seda, cada una con un color representativo que los bahianos asocian con el Senhor do Bonfim y las siete deidades principales de la Santería y el Candomblé, como parte del proceso de sincretismo religioso.

Inicialmente, las cintas de Bonfim eran conocidas como medida de Bonfim, ya que su extensión (47 centímetros), corresponde a la longitud del brazo derecho de la imagen de Nosso Senhor do Bonfim da Bahía.

Todos los ejemplares de las cintas Bonfim deben tener 47 centímetros de largo. Las originales, comercializadas en los alrededores de la iglesia y resto de Bahía, suelen tener (bordada o impresa) la leyenda: “lembrança do Senhor do Bonfim da Bahía” (recuerdo del Señor del Buen Fin de Bahía).

Las cintas de Bonfim como oráculo


cintas de Bonfim

Con el paso de los años, la tradición de las cintas de Bonfim fue corriendo por el mundo, pero como no todos podían tener acceso a las confeccionadas en Brasil, comenzaron a ser preparadas por los propios creyentes.

El uso de las cintas de Bonfim se popularizó, no ya como un recuerdo (souvenir) religioso, sino como muestra de devoción a la divinidad, además de oráculo y amuleto de los deseos.

Si deseas confeccionar tus propias cintas de Bonfim (actualmente también pueden comprarse en tiendas esotéricas virtuales), ten presente que se trata de elementos rituales, que deben ser consagrados a una energía divina (el Senhor do Bonfim).

Por lo tanto, estas herramientas merecen ser tratadas con respeto y no como un simple trozo de tela. Puedes hacer la consagración de las cintas por ti mismo, rezando una sencilla plegaria personal al  Senhor do Bonfim.

Para preparar las cintas de Bonfim, selecciona siete listones de seda, cada uno de 47 centímetros de largo. Los colores a elegir son: rojo, anaranjado, amarillo, rosado, verde, azul, y violeta (morado).

Una vez tengas las cintas en tu poder, conságralas al Senhor do Bonfim, diciendo una plegaria en su nombre; adicionalmente, si lo deseas, enciende una vela blanca en agradecimiento a la divina presencia.

Coloca las cintas de Bonfim en un saquito de tela, lo suficientemente grande para meter la mano en él (con comodidad), y que después puedas utilizar para dejar guardadas las cintas.

Mete la mano en el saquito y remueve las cintas, mientras solicitas al Senhor do Bonfim orientación sobre aquel aspecto de tu vida que precisa mayor atención. El color de cinta extraído, equivale a la respuesta.

  • Rojo: Salud. Vitalidad física
  • Anaranjado: Perdón. Creatividad
  • Amarillo: Estado emocional. Familia
  • Rosado: Amor propio. Relaciones amorosas
  • Verde: Actividad financiera (dinero)
  • Azul: Trabajo
  • Violeta: Espiritualidad

Finalizada la consulta, agradece por la respuesta recibida y guarda las cintas de Bonfim en un lugar discreto, hasta su próximo uso.

Las cintas de Bonfim y los deseos


Utilizar las cintas de Bonfim como amuleto para los deseos es muy sencillo, basta colocarlas en la muñeca de la mano proyectiva o dominante (aquella que se utiliza para escribir) y anudarla tres veces.

Mientras se anuda, debe mantenerse en mente el deseo que desea concretarse. No remuevas la cinta hasta que se desgaste o se desate por sí misma, simbolizando el cumplimiento del deseo.

En el tema de los deseos, el significado del color de las cintas puede variar un poco. Asimismo, es común que el morado (violeta) sea sustituido por el blanco para los temas espirituales.

  • Rojo: Romance. Pasión. Vitalidad. Poder
  • Anaranjado: Creatividad. Progreso. Crecimiento personal y profesional
  • Amarillo: Prosperidad. Abundancia
  • Rosado: Amor. Familia
  • Verde: Esperanza. Fortaleza. Contacto con la Naturaleza
  • Azul: Lealtad. Fidelidad. Seguridad. Matrimonio
  • Blanco: Espiritualidad. Paz interior. Evolución. Sabiduría

Es posible tener un lote de cintas de Bonfim para trabajar los deseos, y otro para utilizarlos como oráculo. Igualmente, se puede tomar la cinta seleccionada en el proceso de adivinación y atarla a la muñeca como amuleto, utilizando los temas que representa como base para los deseos.

En caso de elegir la segunda alternativa, recuerda sustituir la cinta de Bonfim, que a partir de ese momento no formará parte del oráculo, dado que la portarás en la muñeca.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices