.
Caléndula: usos magicos y medicinales

Caléndula: usos magicos y medicinales

La caléndula es una planta mágica y medicinal, que por sus múltiples usos y beneficios, es muy apreciada desde hace siglos.

Las plantas son un regalo de la naturaleza, no solo por su capacidad biológica de filtrar las impurezas del aire y purificarlo para que podamos respirarlo, sino porque además tienen propiedades curativas y muchas de ellas mágicas.

Hoy vamos a conocer los usos mágicos y medicinales de esta planta y la importancia de tenerla en nuestros hogares para conectar, recibir la influencia de las energías positivas que el universo nos proyecta y encontrar equilibrio y paz.

Lee también: 10 flores y plantas con poderes energéticos

Usos medicinales de la caléndula


caléndula

La caléndula florece todo el año y es muy utilizada en la cosmética para elaborar jabones, lociones y champú, dado que posee propiedades benéficas para la piel.

La extinta Unión Soviética le dio el apodo de “penicilina rusa” gracias a su potencial antibacterial y antibiótico, capaz de ayudar a sanar heridas de la piel y también ayudar a desinflamar.

La parte más apreciada de esta planta son sus hermosas flores de color amarillo, que se abren con la salida de sol. A ellas se les atribuyen propiedades cicatrizantes y callicidas, además sirven para eliminar verrugas.

La forma de utilizarla es tomando un puñado de hojas frescas y pétalos de la flor y colocarlas en agua hirviendo durante tres minutos y luego se machacan y cuelan sobre una gasa limpia y se colocan sobre la zona afectada.

Para cicatrizar, se colocan en forma de cataplasma directamente sobre la herida limpia o también se puede extraer el zumo y mezclarlo con manteca hasta formar un ungüento que se utilizará exclusivamente para tratar la herida.

Usos mágicos de la caléndula


calendula

Esta flor silvestre no tiene un olor particularmente agradable, pero no por eso deja de poseer propiedades mágicas. La caléndula puede ser utilizada para fabricar un baño floral estimulante y de limpieza, que sea capaz de generar en nosotros mucha energía positiva.

Vamos a necesitar una planta de caléndula, sal marina y aceite de oliva. Se mezclan los ingredientes y se coloca al sol por algunas horas para que absorba toda la energía de los rayos solares y luego nos bañamos con esta preparación.

Esta combinación de elementos es altamente beneficiosa ya que las flores de caléndula canalizan las energías positivas y además nuestra piel se va a revitalizar y humectar muchísimo gracias al aceite de oliva. Por otro lado, la sal marina nos ayuda a descargarnos de todas las energías negativas.


Te puede interesar: