.
Los beneficios de la manzanilla

Los beneficios de la manzanilla

Las propiedades y beneficios de la manzanilla o camomila son ampliamente conocidas, desde la antigüedad. La variedad más popular de esta hierba aromática, es la manzanilla romana, una especie conocida por su capacidad de adaptación a distintos climas.

A lo largo de los años,  ha sido ingrediente principal de infusiones (té), medicinas, tratamientos de sanación y productos cosméticos. Sus principales activos se encuentran en la flor, pero algunos preparados emplean toda la planta.

De acuerdo a los especialistas en medicina natural, ayuda a tratar los problemas digestivos; combate los estados de ansiedad y tensión nerviosa propiciando la relajación; y alivia los dolores menstruales y reumáticos.

De la misma forma, es un elemento cicatrizante para la piel con propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. La manzanilla es utilizada para controlar el colesterol, tratar enfermedades del hígado, y combatir el insomnio, entre otras.

Lee también: Baños para la buena suerte

¿Cómo usar la manzanilla? Los beneficios de la manzanilla


Existen distintas aplicaciones para la manzanilla, siendo el formato de té, el más popular. Sin embargo, también puede emplearse esta maravillosa planta en la preparación de compresas y ungüentos.

Igualmente, el aceite esencial de la planta es usado con éxito en sesiones de masajes relajantes. Por otra parte, la infusión  se utiliza en baños de asiento, para desinflamar la zona pélvica.

El vapor obtenido durante la preparación de la infusión o té, es empleado para limpiar el rostro (vaporización). Asimismo, el agua de manzanilla puede ser pulverizada con un aspersor para aromatizar espacios.

El aroma de la manzanilla es especialmente apreciado en la Aromaterapia, por sus propiedades relajantes, ya que predisponen al individuo hacia una actitud más receptiva, ante el tratamiento.

Como enjuague bucal, la infusión combate enfermedades de las encías, y el mal aliento. También colabora en la cicatrización de heridas, en el área de la boca (herpes).

Es importante señalar que, aunque se trate de un elemento natural, existen contraindicaciones para su uso, por lo que antes de experimentar cualquiera de sus derivados, se recomienda hacer una prueba de tolerancia en la piel.

Las personas alérgicas a la camomila deben evitarla, asimismo la ingesta del agua o té  está contraindicada (no recomendada) para mujeres embarazadas, debido a que puede tener efectos abortivos.

Las mujeres embarazadas tampoco deben utilizar el aceite esencial de manzanilla. Este oleo no puede mezclarse con aceites esenciales de nogal y roble o con sales metálicas, pues son incompatibles.

Usos cosméticos de la manzanilla


La manzanilla también es muy popular dentro del mundo de la cosmética, natural e industrial. El extracto de las flores de la planta es un ingrediente popular, en cremas, ungüentos y productos para el cabello.

En la cosmética natural, el agua de la planta (preparada de la misma forma que el té, pero dejando enfriar el agua) es un apreciado tónico para el rostro de pieles normales y grasas, ya que ayuda a combatir afecciones de la piel, como el acné.

También es empleada como producto capilar, dado que equilibra el ph del cuero cabelludo, acondiciona el cabello y actúa contra la aparición de la caspa. Además, aclara el tono del cabello, si se combina su aplicación con exposición solar.

Lavar los pies y las manos con agua de manzanilla, elimina la presencia de hongos (es fungicida), y colocar saquitos de té (húmedos y fríos) sobre los ojos cerrados, contribuye a desinflamar los párpados.


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.