.
El atractivo místico del cruce de caminos

El atractivo místico del cruce de caminos

Si tuviésemos que escoger una banda sonora para este artículo, sin duda, elegiríamos el blues. De todos los géneros musicales, éste es el que más canciones ha dedicado al cruce de caminos y su significado místico.

Cuenta la leyenda que el guitarrista y cantante de blues Tommy Johnson, considerado como uno de las principales figuras del Blues del Delta, vendió su alma al diablo en un cruce de caminos para conseguir ser el mejor guitarrista de la historia.

Su historia no es única y son muchos los que consideran que, el también guitarrista y cantante de blues Robert Johnson, hizo exactamente lo mismo. Su talento, unido a su inesperada defunción con tan sólo 27 años pusieron el resto de ingredientes para difundir la leyenda.

Lee también: Conoce las teorías más acertadas sobre el misterio de la Atlántida

Blues, leyendas y cruce caminos


Según cuenta la leyenda Robert Johnson esperó hasta la media noche con la guitarra en la mano en un cruce de caminos en Missisipi. Que una vez allí le dio al diablo su guitarra y que este se la devolvió, con esa guitarra Robert Johnson sólo tenía que deslizar sus manos para tocar el mejor blues de la historia.

Cuentan que sus conciertos estaban cargados de misticismo y que, después de cada actuación, ponía rumbo hacia un nuevo lugar. Como quien huye constante de algo.


¿Mitos o realidades?

Realidad o ficción, lo cierto es que ambos son figuras inimitables que no sólo han pervivido gracias a su música, sino que también han sido homenajeados por el cine en películas como O brother o Crossroads.


¿Cuál es el atractivo del cruce de caminos?

Independientemente de la importancia que el blues haya concedido al cruce de caminos, la religión también le ha atribuido un papel importante.

Por ejemplo, hubo una época en la que suicidas y criminales eran enterrados en un cruce de caminos, confiando en que si, en algún momento volvían a la vida, se perderían en la elección de caminos y no podrían hacer daño a nadie.

Cruce de caminos en regiones de tradición celta


Es frecuente encontrar en las regiones de tradición celta, como Galicia, en España, construcciones arquitectónicas en piedra formando una cruz. Estas construcciones, normalmente ubicadas en un cruce de caminos, tiene una fuerte carga mística y simbólica.

Normalmente recuerdan un lugar importante en el paganismo, conocido por tener alguna propiedad curativa. Con la expansión del cristianismo estas construcciones fueron dispuestas también en iglesias y cementerios, como protectores de almas.

En esta misma región existe la creencia popular de que la Santa Compaña, una comitiva de almas en pena, vaga por los bosques gallegos hasta llegar a un cruce de caminos como lugar de reunión.

El significado místico del cruce de caminos


Son muchos los místicos que consideran que un cruce de caminos es al mismo tiempo un cruce de portales. Lugares interconectados entre el mundo de los vivos y de los muertos en el que cualquier cosa es posible y cualquier elección es válida, con sus consecuencias, claro está.

En la religión orisha, por ejemplo, el cruce de caminos sirve como portal para comunicarse con los espíritus. En la tradición vudú existe también un significado místico para el cruce de caminos.

Los adeptos de esta religión consideran también que el cruce de caminos es un lugar de encuentro con los espíritus, un lugar sagrado en el que la muerte y la vida están a un mismo nivel. En las leyendas religiosas brasileñas, la parte femenina de Exu, Pomba Gira, preside los cruces de caminos.

En el terreno mágico, muchos hechizos y rituales exigen ser realizados en un cruce de caminos porque la energía, la magia del destino, puede venir de cualquier de las opciones que tienes frente a ti.

Como podemos observar el cruce de caminos tiene un poder especial en la música, en el cine, en la religión y en el mundo mágico. Por tanto, la próxima vez que pases por uno de ellos, recuerda que son lugares cargados de energía, leyendas y misticismo.

Te puede interesar:

 
¿Te gusta? ¡Comparte!