.
Símbolos Místicos: El Árbol de la Vida

Símbolos Místicos: El Árbol de la Vida

En el estudio de la Kabbalah, el Árbol de la Vida u Otz Chaim (nombre hebreo) es una figura mística que simboliza la relación entre el individuo y la totalidad del Universo, mediante el seguimiento de un esquema ascendente, compuesto por 10 esferas, denominadas Sephirot, y 22 líneas, conocidas como Senderos.
 
La imagen hace referencia al Árbol de la Vida Eterna, ubicado en el Paraíso. De acuerdo con la Kabbalah, la evolución de conciencia que se produce cuando el sujeto completa los Senderos y Sephirot, lo lleva a la purificación y la iluminación.
 
En su libro La Cábala Mística (1935), la escritora y ocultista Dion Fortune (1890 – 1946), explica que “cada Sephirah (Sephirah, singular de Sephirot) es una fase de la evolución y en el lenguaje de los rabbis (rabinos) se los denomina las Diez Emanaciones Sagradas. Los Senderos que se encuentran entre ellos son fases de la conciencia subjetiva, las Sendas o Gradas (del latín Gradus, Escalón) por las que pasa el alma en su realización del Cosmos”.
 
Fortune sostiene que “la Cábala no concibe que Dios fabricó la Creación etapa por etapa, sino que cree en las diferentes fases de la Manifestación como evolucionando unas de otras, como si cada Sephiroth fuera un lago que, una vez lleno, se desbordará en el lago inferior”.

Lee también: ¿Cómo elaborar mapas mentales?

Árbol de la Vida: Los Sephirot


Cada uno de los 10 Sephirot, presentes en el Árbol de la Vida, está asociado a una cualidad o virtud de Dios, que a su vez forma parte del Universo y los seres humanos. Si se observa la figura, desde arriba hacia abajo, pueden identificarse los Sephirot de la siguiente forma:
 

Sephirah: Kether (Corona)

Ubicación: cúspide de la figura (central)
Virtud: Providencia. Conciencia Divina
 

Sephirah: Chokmah (Sabiduría)

Ubicación: esquina superior derecha
Virtud: Sabiduría. Creatividad
 

Sephirah: Binah (Entendimiento)

Ubicación: esquina superior izquierda
Virtud: Entendimiento. Racionalidad
 

Sephirah: Chesed (Misericordia)

Ubicación: centro derecha (debajo de Chokmah)
Virtud: Misericordia. Amor. Generosidad
 

Sephirah: Geburah (Severidad)

Ubicación: centro izquierda (debajo de Binah)
Virtud: Justicia. Voluntad
 

Sephirah: Tiphareth (Belleza)

Ubicación: centro (más bajo que Chesed y Geburah)
Virtud: Belleza
 

Sephirah: Netzach (Victoria)

Ubicación: esquina inferior derecha (debajo de Chesed y Tiphareth)
Virtud: Victoria. Sentimiento
 

Sephirah: Hod (Majestad)

Ubicación: esquina inferior izquierda (debajo de Geburah y Tiphareth)
Virtud: Gloria. Esplendor
 

Sephirah: Yesod (Fundación)

Ubicación: centro  (más bajo que Netzach y Hod)
Virtud: Base. Estabilidad
 

Sephirah: Malkuth (reino)

Ubicación: centro (debajo de Yesod, final de la figura)
Virtud: Mundo material. Autoanulación
 
A su vez los diez Sephirot, a menudo son agrupados en tres columnas o pilares, que representan las bases de la creación. El pilar derecho corresponde al principio masculino activo y simboliza la Misericordia. Está formado por Chokmah, Chesed y Netzach.
 
La columna izquierda, principio femenino y receptivo, representa el rigor y la concentración, a través de Binah, Geburah y Hod. Finalmente el pilar central, que alude al equilibrio, está integrado por Kether, Tiphareth, Yesod  y Malkuth.
 
Existe un onceavo Sephirot, que se encuentra de forma invisible debajo de Kether, esté Sephirah recibe el nombre de Daath, y representa la conciencia, la divinidad interior del sujeto.
 
Los diez Sephirot están conectados entre sí, mediante 22 líneas o senderos, cuyos nombres corresponden al alfabeto hebreo: Aleph, Beth, Gimel, Daleth,Heh, Vav, Zayin, Cheth, Teth, Yod, Kaph, Lamed, Mem, Nun, Samej, Ayin, Peh, Tzaddik, Qoph, Reish, Shin, y Tav.

El Árbol de la Muerte


La especialista esotérica, Migene González Wippler, en su libro Angelorum (1999) señala que “al reverso del Árbol de la Vida existe otro Árbol, que es el Qliphoth, formado por diez Séfiros (Sephirot) o esferas adversas o negativas. Estos Séfiros caóticos están en desbalance y son completamente opuestos a las fuerzas armoniosas del Árbol de la Vida”.
 
González Wippler asegura que los dos árboles, el positivo y el negativo, forman las dos caras de la misma moneda y por lo tanto, el estudio de ambos es  necesario para comprender la filosofía de la Kabbalah.
 
Si el Árbol de la Vida está en el Paraíso, el Qliphoth se encuentra en el Infierno, y  cada virtud representada en el Árbol de la Vida, tendrá su contraparte en un pecado del Árbol de la Muerte. Asimismo, mientras la corona del Árbol de la Vida es la conexión con el Creador (espiritualidad), la del Árbol del Infierno es el mundo material. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes