.
Amuletos Poderosos: El Ankh

Amuletos Poderosos: El Ankh

El Ankh, también conocido como cruz ansata o egipcia, es un poderoso talismán cuyo origen se remonta al antiguo Egipto.  El nombre de este símbolo (Ankh o Anj) es traducido como “Vida”, y uno de los nombres que se le otorgaba era justamente “Llave de la Vida”.
 
Por su conexión con los conceptos de Vida e Inmortalidad, era asociado con importantes divinidades egipcias como Isis y Osiris, quienes a menudo eran representados en relieves, entregando el Ankh al faraón.
 
Inicialmente, el uso del Ankh era reservado para la alta nobleza egipcia y los sacerdotes principales, sin embargo, con el tiempo se permitió que el pueblo tuviera acceso al mismo.
 
Uno de los principales métodos en que fue popularizado el uso del Ankh, fue su inclusión en los ritos funerarios, durante los cuales se colocaba el símbolo sobre el cadáver, al igual que el Ojo de Horus, para garantizar su protección.
 
El  Ankh es un amuleto de gran carga espiritual, no solo protege al usuario, sino que le otorga buena salud, prosperidad, fertilidad, compresión del ciclo vida – muerte – renacimiento (reencarnación), longevidad, sabiduría y aceptación ante procesos de transformación.

Lee también: Aprende a crear tu propio amuleto rúnico

Usos modernos del Ankh


La figura del Ankh, una cruz coronada por un ovalo, hace referencia a la conciliación de los opuestos (femenino – masculino) y también al símbolo empleado para designar al planeta Venus, razón que lo convierte en elemento de numerosos cultos a lo femenino.
 
En la alquimia, el Ankh es el símbolo de transformación o transmutación, mientras que para los cristianos coptos es una de las representaciones iconográficas de su fe. Algo similar sucede con las cruces irlandesa y armenia, presumiblemente basadas en el diseño del Ankh. 
 
Este símbolo puede ser encontrado confeccionado en metal, aleaciones de metal, tallados en gemas, cristales o superficies de madera, barro o piedra. El material depende del uso que se le dará.



Los ocultistas recomiendan que los Ankh de metal sean empleados como amuletos personales, mientras las tallas de madera, barro o piedra, responden más a la protección del hogar. Igualmente, una cruz egipcia tallada en un cristal puede ser un excelente talismán de salud.
 
Además de ser un poderoso amuleto personal o para el hogar, es posible utilizar el Ankh en ejercicios de meditación, principalmente dirigidos a conectar con la espiritualidad o la energía de curación divina.
 
Para ello, es preciso que el practicante se encuentre cómodamente vestido, sin ninguna prenda que haga presión sobre su cuerpo. De igual forma debe eliminar toda distracción.
 
La meditación inicia concentrándose en la respiración (realice 3 respiraciones profundas y luego deje que su cuerpo respire por sí mismo), cuando sienta que está enfocado en el momento presente, visualice una luz blanca a su alrededor.
 
Seguidamente, comienza a vislumbrar en su mente la figura de un Ankh o cruz egipcia de pura luz blanca, que emana vibraciones de paz y salud hacia ti. Recibe la energía con agradecimiento.
 
Este ejercicio no debe prolongarse por más de 5 minutos. Regresa al momento presente, nuevamente enfocándote en tu respiración. 


Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología.

 
Artículos más recientes